5 consejos para prevenir el consumo de tabaco entre los jóvenes

El consumo de tabaco entre los jóvenes se ha convertido en un problema de salud pública a pesar de los intentos de las organizaciones gubernamentales y no-gubernamentales de salud con el fin de evitar esta adicción. Vamos a enumerar algunos consejos para prevenir el consumo de tabaco desde temprana edad.

A pesar de las fuertes y reiteradas campañas que se realizan, prevenir el consumo de tabaco entre los jóvenes sigue siendo uno de los mayores retos de la sociedad actual.

Es un problema de salud pública, a pesar del conocimiento que se tiene, debido a la gravedad que representa para la sociedad y sus efectos nocivos y perjudiciales.

Las campañas de concienciación no bastan para que muchas personas abandonen el vicio de fumar. En el mundo hay una cantidad muy significativa de jóvenes que mantiene el hábito de fumar cigarrillos.

Se estima, según la Organización Mundial de la Salud, que aproximadamente 150 millones de adolescentes son fumadores.

Sin embargo, estas campañas continúan y se difunden a través de las publicidades que inciten a los jóvenes a conocer los efectos de fumar y sus consecuencias nocivas para la salud.

5 consejos para prevenir el consumo de tabaco entre los jóvenes

¿Cuáles son las principales causas del consumo de tabaco entre los jóvenes?

Son varias las razones que motivan a la población más joven a recurrir al hábito de fumar. En este sentido, identificarlas es de suma importancia para intervenir a tiempo y lograr prevenir el consumo de tabaco entre los jóvenes.

La aceptación social

Esta tal vez sea la principal. Parece que los jóvenes, cuando no adquieren el hábito de fumar, piensan que sus posibilidades de pertenecer a un grupo disminuyen. De la misma manera, sienten curiosidad y el deseo de demostrar o probar, pensando que es una moda y que esto los hará más populares.

Desafiar las normas

Las épocas de la pubertad y de la adolescencia siempre se han caracterizado por la rebeldía. Así mismo, en algunos casos hay desobediencia y en algunos otros casos provocación, con un gran impulso de la transgresión. Los jóvenes piensan que el fumar se convierte en una de las maneras más fáciles y eficaces de desobedecer las reglas impuestas por sus padres, por la sociedad y por los profesores.

La excusa de aliviar el estrés

Los jóvenes tienen la falsa creencia de que por medio de los cigarrillos pueden acabar con el estrés y controlar la ansiedad. Esto, en algunos casos, provoca el inicio del consumo de tabaco entre los jóvenes adolescentes. En épocas de exámenes, por ejemplo, o cuando se encuentran sometidos a eventos de alta presión con una carga emocional muy alta.

Hay personas que en verdad están un espacio de relajación en el momento de fumar un cigarrillo. Sin embargo, una vez que el efecto de la droga pasa, los jóvenes vuelven a su estado anterior, y a veces este estado se vuelve peor. Esto se traduce en que cada vez tengan que fumar más y más.

Influencias de los padres

Las estadísticas demuestran que cuando los padres son fumadores, el riesgo de tener hijos que adquieren el vicio es mayor. La adicción a la nicotina es mayor que en los casos en que los padres no son fumadores.

Medios de comunicación y publicidad

Actualmente, está prohibido realizar cualquier tipo de publicidad o campaña que motive o fomente el consumo de tabaco en los adolescentes. Sin embargo, sólo el hecho de que alguien encienda un cigarrillo en la televisión, en el cine o en la prensa anima a otras personas a hacer lo mismo, como un acto de imitación.

También se ha demostrado que existe una fuerte relación entre los medios publicitarios y la incitación al consumo de tabaco, especialmente entre los jóvenes.

Falta de información

Todavía hay algunas falsas creencias de ciertos beneficios del consumo de tabaco. Entonces, las verdaderas consecuencias negativas quedan enterradas debido a las imágenes positivas que todavía prevalecen sobre esto.

5 consejos para prevenir el consumo de tabaco entre los jóvenes

5 consejos para prevenir el consumo de tabaco entre los jóvenes

La principal forma para evitar que el joven comience a fumar y adquiere el vicio del tabaco es que no llegue a probar el cigarrillo.

Proveer la información necesaria. En vez de depender de terceros, acércate personalmente y habla con el joven sobre los efectos negativos de este hábito.

Da un buen ejemplo. Se afirma que una de las causas por las cuales los jóvenes comiencen a fumar, es por pura imitación, ya sea por los padres, familiares o amigos. Para que nuestros hijos no fumen, los padres no deben hacer esto.

Fomentar la reflexión. Consiste en hacerles ver con sentido crítico la información objetiva y el mal que fumar provoca.

Promover la actividad física. Practicar algún deporte hace que tengan una vida saludable. Esta es, sin duda, una herramienta muy útil para prevenir el consumo de tabaco entre los jóvenes.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad