5 ejercicios para poner en práctica con niños que sufren de retraso en el lenguaje

Los niños pueden presentar un retraso en el lenguaje, sin que esto signifique que en el futuro van a tener problemas más graves en esta área del desarrollo. Si un niño en edad pre-escolar presenta problemas en el lenguaje, es preciso que reciba la ayuda y los estímulos necesarios, para que de esta manera pueda tener un buen desarrollo y adquirir, con el tiempo, un buen nivel en esta competencia.

A continuación, te presentamos una serie de ejercicios benéficos para poner en práctica en estos casos:

1. Tarjetas

Las tarjetas pueden ayudar mucho a hacer que los niños aprendan los sonidos que no son capaces de pronunciar correctamente. Lo mejor es convertir este ejercicio en un juego y premiar al niño cuando pronuncie de forma correcta los sonidos que están en las tarjetas.

Esto va a volver el ejercicio más atractivo, además motivarlo a pronunciar los sonidos de forma correcta.

2. Ejercicios con espejo

Los niños que tienen problemas de articulación presentan dificultad para pronunciar las palabras y sonidos debido a su incapacidad de realizar el movimiento correcto con la boca, con el fin producir un determinado sonido.

El ejercicio con el espejo es uno de los ejercicios de habla más útiles para los niños que necesitan resolver este tipo de problema.

Puedes mostrar a tu hijo el movimiento correcto de la boca y el sonido que acompaña a este movimiento, mientras que el pequeño lo repite frente a un espejo. Así, el niño va a saber cómo debe mover la boca en las palabras que le son más complicadas.

3. Repeticiones para el retraso en el lenguaje

De entre todos los otros ejercicios pre-escolares, repetir las palabras varias veces puede parecer el trabajo más tedioso para los padres o, incluso, para los niños. A pesar de ello, la repetición es muy importante para que los niños mejoren su pronunciación rápidamente. Cuando le repites las palabras, debes hacerlo de forma lenta para que escuchen y puedan darse cuenta de todos los fonemas.

4. El salto de la rana

El salto de la rana es un ejercicio divertido y sencillo para mejorar el habla que consiste en repetir una palabra al menos seis veces seguidas. Para realizar este ejercicio, coloca papeles en un ambiente, en los cuales van a estar escritas palabras que deseas que tu hijo entrene.

El pequeño debe ir saltando de un papel a otro como una broma y cuando tome un papel debería leer (con o sin ayuda) la palabra que está escrita. Para que no sea un ejercicio muy agotador, puedes establecer seis saltos a la vez para pronunciar seis palabras.

5. Hablar con los niños

Las habilidades de lenguaje de los niños tienen más probabilidades de desarrollar rápidamente si los padres y la familia se comuniquen con ellos con frecuencia y pueden estimular una buena comunicación verbal. Con gente hablando a su alrededor constantemente, el niño tiene la oportunidad de escuchar nuevas palabras, aprender de su ambiente y, así, será capaz de comunicarse de manera correcta.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies