5 hábitos que promueven una buena noche de sueño en el niño

Para promover una buena noche de sueño en el niño, debemos prestar especial atención al momento que precede al dormir.

Desarrollar una rutina de sueño

Es importante para el niño que los padres mantengan una rutina a la hora de ir a la cama. Las rutinas dan previsibilidad y seguridad. Al ser repetidas a diario, crean en el niño una consistencia y seguridad fundamental a la hora de dormir.

La rutina antes de ir a la cama ayuda al niño a darse cuenta de que es hora de ir a dormir. Debe ser tranquila y previsible, y ocurre principalmente en la habitación del niño.

Todas las familias tienen sus hábitos, ya sea leer una historia, cantar una canción, despedirse de los juguetes o lavarse los dientes y cambiar el pañal. Los padres deben elegir aquella que más se adapte a su hijo y a su dinámica familiar y la convierten en una rutina constante antes de poner al bebé en la cuna.

Tiempo de moderación

Antes de dormir, el entorno del niño debe estar tranquilo y silencioso. Deben evitarse las tablets, la televisión y los juegos muy estimulantes. Es importante que el bebé esté tranquilo a la hora de dormir. No nos podemos olvidar que, si el niño está muy agitado, puede tardar más tiempo en conseguir calmarse para dormir. También es fundamental darse cuenta de aquello que le da mayor tranquilidad; como puede ser el caso de una caricia, una canción, etc.

Acostarse temprano

La mayoría de los niños están listos para ir a dormir mucho antes de lo que pensamos. Es cierto que en nuestros días agitados, no siempre es fácil tener todo listo para ir a la cama desde muy temprano. Pero es importante prestar atención a la hora de acostarse y, sobre todo, no dejar pasar las señales de sueño, pues si dejamos a un niño en la cama demasiado cansado y agitado, es probable que la noche no vaya muy bien. Por lo que será más común que se quede dormido y despierte durante el transcurso de la noche.

Resultado de imagen para bebe durmiendo

Dormir de forma independiente

Alrededor de los 3/4 meses es importante dar al niño la oportunidad de conciliar el sueño de forma independiente. Esta capacidad le ayudará no sólo a crear su autonomía, sino también a conciliar el sueño más fácilmente y a dormir toda la noche.

Es importante poner al niño en la cuna, de forma que pueda conciliar el sueño de manera independiente sin asociaciones que la hagan depender del adulto. También es esencial dejar que el bebé cree sus propios rituales de sueño. Puede tener un paño en la mano, un muñeco, agarrarse una oreja, siendo importante que el ritual no dependa de los padres. Así, cuando se despierte durante la noche, será más fácil que pueda volver a dormirse solo.

Siestas

Es importante no dejar de lado las siestas. Las siestas son determinantes para el desarrollo del bebé y para la calidad del sueño durante la noche. El bebé debe dormir bien durante el día y estar descansado para poder dormir tranquilamente y dormir bien durante la noche.

Por encima de todo, es esencial darse cuenta de que cada bebé es diferente. Con su figura, sus características. Y por eso cada bebé tiene su patrón de sueño y sus propios hábitos. Lo que funciona muy bien con unos puede no funcionar con otros. Algunos necesitan más rutinas, más rigidez y otros pueden dormir una noche tranquila y sin grandes contratiempos. Lo esencial es conocer a tu bebé y darte cuenta de cuál es la mejor manera de ayudar a tener un sueño reparador.

 

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad