5 razones por las que tu bebé no duerme bien

Es muy probable que cuando tu hijo complete meses de vida, ya pueda dormir toda la noche; sin embargo, en algunas ocasiones es posible que notes que no duerme correctamente. Vamos, que tu bebé no duerme bien.

Y aunque los motivos pueden variar, es mejor que sepas que todo tiene solución, y que a veces ésta es muy simple. Solo requieres de paciencia y amor, dos cualidades que los padres deben cultivar en grandes cantidades.

A continuación, te presentamos 5 razones por las que tu bebé no duerme bien:

No puede dormir solo

Aprender a dormir es una tarea que los bebés van consiguiendo poco a poco. A veces pueden dormir rápidamente, pero por alguna razón se despiertan y no saben qué hacer para volver a conciliar el sueño.

Este es un problema muy común, y en algunos casos no sólo afecta a los bebés, sino también a los adultos. Podemos admitir que la mayoría de las personas se despierta durante la noche porque las fases del sueño son cíclicas. Por lo tanto, estamos de acuerdo en que cada vez que un ciclo termina, inmediatamente nos volvemos a dormir, a no ser que algo nos mantenga despiertos.

Con los niños sucede lo mismo, y cuando uno de los ciclos del sueño termina, puede despertar por ruido, el calor, por tener su pañal mojado o por sentir hambre. La mayoría de estas necesidades se expresa por medio del llanto. Llorar también sirve para expresar el miedo de sentirse solo en su cuna.

Sea cual sea la necesidad, si lo cargas un momento, verás cómo poco a poco vas a estabilizar su rutina de sueño.

Aprendió a dormir fuera de la cuna

También hay niños que solo pueden dormir fuera de la cuna. Esto a veces sucede porque han aprendido a asociar la hora del descanso con, por ejemplo, estar en el sofá de la sala o en la cama de los padres donde duermen sin darse cuenta. El problema aparece cuando se despiertan y no vuelven a dormir hasta que son llevados a la cuna o en la cama.

Este mal hábito puede ser modificado ayudando al bebé a asociar su cuna con el agradable momento de descanso. Por ello, debes hacer que su cuna sea un lugar agradable y cómodo; tratando de ponerlo a dormir antes de que ya se haya quedado dormido en otro lugar de la casa. Es muy probable que llore al comienzo, pero trata de tener paciencia.

Explícale con ternura que este es el lugar donde debe dormir y que puede sentirse seguro allí porque siempre vas a estar cuidando de él. Otro consejo es tratar de usar la cuna para que el niño duerma, no utilices otras actividades como jugar, así será más fácil asociar su cuna con la hora del sueño.

Empieza a jugar a la hora de dormir

Si tu bebé ya tiene más de 7 meses y quiere jugar cuando debería estar preparándose para dormir, entonces sucede que no está lo suficientemente cansado.

Si esa es una situación ocasional, entonces tomen un paseo al final del día, ya que los estímulos de otro entorno pueden ayudarle a relajarse y también dejarlo más cansado. Sin embargo, si este problema es frecuente, además de pasear, es necesario revisar sus horarios, porque es posible que despierte muy tarde y lo mandes a dormir muy temprano.

El niño se siente solo

Existe algo llamado “la angustia de la separación”, que se manifiesta cuando el bebé siente mucho miedo por no ver a sus padres cerca, esto sucede generalmente cuando el bebé tiene alrededor de 7 u 8 meses de edad. Pero no te preocupes, esa angustia desaparece cuando se da cuenta de que, a pesar de no ver a sus padres, están cerca de él.

Por eso, como buena madre, trata de calmar tu angustia con caricias y palabras, aunque sea muy pequeño, entenderás y te sentirás mejor.

Algunos padres le dan un osito de peluche o una manta para que el bebé se conforte con su olor. Lo que sucede con estos objetos es que el niño aprende a asociarlos a sus padres y se siente seguro cuando se da cuenta de que está solo en su habitación. Para que este truco funcione, es necesario que te quedes unos minutos con él.

Pide cosas cuando está en la cuna

Muchos bebés cuando empiezan a hablar comienzan a pedir cosas cuando se acuestan en la cuna. Esto es muy común entre los niños de un año y medio de edad; si este es el caso de tu bebé, hay una estrategia que se puede utilizar con él:

Llévalo a la cama después de haber satisfecho todas sus necesidades, y cuando comience a pedir cosas, recuérdale ya comió, ya bebió, y ha hecho todo lo que debería haber hecho. Habla con él sólo una vez. Es muy importante que seas firme y que trates de ir modificando los hábitos que sabotean su rutina de sueño poco a poco. Ten paciencia, y verás cómo tu bebé aprenderá a dormir solo en poco tiempo.

 

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad