ANGUSTIA DE SEPARACIÓN: Consejos para minimizarla

Si tu bebé llora cuando alguno de los padres sale de la habitación, no le gusta ir al regazo de otras personas, es muy difícil que concilie el sueño o ha comenzado a despertar durante la noche, puede ser el principio de la denominada “angustia de separación”.

A partir de los 7 u 8 meses el bebé ya es capaz de identificar a las personas que conoce mejor y, como consecuencia, se sentirá más conectado a la madre y al padre. En este sentido, la ansiedad de separación es de hecho una buena señal. Indica que el bebé está creando una conexión segura y, sobre todo, saludable con sus padres.

Este sentimiento de ansiedad y abandono aparece cuando se aparta de las figuras de vinculación, principalmente de la madre. En esta fase, el bebé aún no tiene presente la idea de que cuando alguien sale de su campo de visión va a volver. Es importante que el bebé gane la confianza de los padres y note que, a pesar de estar lejos, no lo abandonaron.

Cuando el bebé entra en la etapa de la angustia de separación se puede observar que comienza a sostenerse más fuerte y a llorar antes de ser tomado por otro adulto, como una abuela u otra cuidadora, o a la hora de hacer una siesta, para ir a su cuna por la noche.

Este fenómeno puede surgir de un día para otro. El bebé está adaptado y, de repente, se encuentra sollozando o aterrorizado con la idea de apartarse de sus padres.

La angustia de separación puede surgir cuando la madre va al trabajo, o cuando los padres comienzan a dejar el bebé en una guardería o con otra persona que va a cuidar de él durante el día.

Resultado de imagen para bebe llorando- Angustia de separación

La angustia de separación y el sueño

Aunque esta sea una fase que supone el desarrollo del bebé y no sea motivo de preocupación, muchas veces se asocia a problemas en el sueño.

El bebé puede tener más dificultad en conciliar el sueño, llorar mucho a la hora de ir a la cama, no querer estar solo o despertar más veces a mitad de la noche y necesita de la madre o del padre para volver a conciliar el sueño.

La angustia de separación es considerada la mayor causa involucrada en las regresiones del sueño en los bebés de entre 8 meses y 1 año.

Consejos para superar la angustia de separación

A continuación te presentamos algunos consejos que ayudarán a tu bebé a sentirse seguro y a superar esta etapa de la mejor manera posible:

Mímalo: ponte al nivel del niño y confórtalo con abrazos y besos, principalmente antes de ir a la cama. Si se despierta durante la noche para pedir atención, tranquilízalo. Enséñale lo que estás cerca y que le ayudarás cuando lo necesite. Sin embargo, estas interacciones deben ser breves. No debes detenerte a leer historias o cantar. Cuando el bebé esté cómodo otra vez deja la habitación, de esta forma evitarás que se cree un mal hábito.

Juega con él: Puedes, por ejemplo, jugar a desaparecer del campo de visión del bebé y, momentos después, volver a aparecer. Es muy importante para el bebé darse cuenta de que los objetos, así como las personas, van y vienen.

Dale tranquilidad y seguridad: Responde al llanto del bebé de una forma tranquila y relajada. Presta atención a su tono de voz, no reflejes el pánico del niño. Si los padres parecen preocupados y ansiosos están confirmando que, de hecho, la separación es de enormes proporciones, y que el bebé tiene razones para sentir miedo. Por otro lado, si los padres están relajados y seguros, van a ayudar al bebé a sentirse así.

Entrena ausencias cortas: Salga del campo de visión del bebé por períodos cortos de tiempo, pero sigue hablando con él. Trabaja con él la noción de permanencia del objeto, es decir, incluso cuando no vea el objeto o la persona, aprenderá que todavía existe y que puede volver.

Despídete y explica: Pide a alguien que lleve al bebé a la puerta, dile adiós y explícale a dónde vas y que volverás más tarde. Es importante que confíe en que los padres van y vuelven. Si te vas sin despedirte, va a crear la idea de que basta con mirar hacia un lado o distraerse un momento para que su mamá desaparezca.

Mantengan una rutina antes de acostarse, ya que además de ayudarle a relajarse a la hora de ir a la cama, también le aportas consistencia y previsibilidad; mismas que el bebé necesita para sentirse seguro.

Objeto de transición: Deja que el bebé elija un objeto, puede ser un trapo, un muñeco, un pañal, cualquier cosa que lo calme y que le dé seguridad en los momentos en los que necesita sosiego, como a la hora de acostarse, en la ida hacia la guardería, etc.

Sobre todo, recuerda que es una fase normal del desarrollo y que con tiempo y un poco de paciencia, tu hijo va a volver a dormir bien y a dormir solo y tranquilo.

 

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad