Apnea del sueño: ¿qué es, cómo tratar y cómo prevenir?

La apnea del sueño se ha hecho famosa por provocar ronquidos, pero, en realidad, provoca mucho más que eso. En este artículo conoce las causas de los síntomas, su tratamiento y cómo prevenir la apnea del sueño.

La apnea del sueño se caracteriza por el ruido y las interrupciones en la respiración que se repiten, como mínimo, cinco veces en un período de 60 minutos. No se trata de un simple ronquido. En la apnea, también suelen presentarse náuseas — y lo duro es que muchas veces el individuo no las percibe mientras duerme. Estas pequeñas pausas en la entrada de aire llegan a disminuir la concentración de oxígeno en la sangre.

Es de ahí que se derivan las consecuencias más graves del trastorno. La reducción de oxígeno termina por afectar al sistema nervioso, que eleva el ritmo de los latidos del corazón y estimula la contracción de los vasos sanguíneos. Y, con el tiempo, esto se perpetúa a lo largo del día. De ahí el hecho de que la apnea del sueño se considera un factor de riesgo para la hipertensión y arritmia cardiaca.

Además, el marco favorece la acumulación de grasa abdominal y la resistencia a la insulina (la hormona que permite que la glucosa entre en las células y genere energía), condiciones que contribuyen a la aparición de la diabetes tipo 2.

La apnea obstructiva del sueño es la versión más común de la enfermedad. En estos casos, el aire para de fluir hacia las vías aéreas en función de un bloqueo temporal causado por la relajación de los músculos de la garganta —son algunas cuestiones anatómicas las que intervienen aquí. En los niños, el problema puede estar relacionado con el aumento de los adenoides, las glándulas ubicadas en la nariz, o de las amígdalas, las estructuras que se encuentran en la entrada de la faringe. La apnea central del sueño, a su vez, es un tipo más raro, ocasionado por una alteración en la región del cerebro que controla la respiración.

Signos y síntomas de la apnea del sueño

  • Ronquidos
  • Jadeo
  • Sensación de asfixia al dormir
  • Sueño agitado
  • Somnolencia a lo largo del día
  • Dificultad de concentración
  • Dolor de cabeza por la mañana

Factores de riesgo para la apnea del sueño

  • Exceso de peso
  • Maxilar inferior acortado, lo que empuja la lengua hacia atrás, obstruyendo la garganta
  • Fumar
  • Beber alcohol en exceso
  • Uso excesivo o erróneo de sedantes
  • Aumento de las amígdalas y adenoides
  • Dormir boca arriba
  • Tumores

Prevención de la apnea del sueño

Como el exceso de peso es uno de los principales desencadenantes de la apnea, un estilo de vida saludable, con una alimentación equilibrada y ejercicio físico, es esencial para deshacerse del problema.

Los fumadores deben hacer un esfuerzo extra y dejar el cigarrillo de lado, ya que este hábito suele empeorar bastante la condición. También se recomienda manejar las dosis de bebidas alcohólicas, que en exceso interfieren en el ciclo del sueño y en la relajación de la musculatura de la garganta.

Resultado de imagen para apnea del sueño

Diagnóstico de apnea del sueño

El relato de un sueño agitado y ruidoso es el punto de partida para la detección de la apnea — y, en ese sentido, la evaluación del compañero (o compañera) es más que bienvenido. La confirmación y el análisis de la gravedad del trastorno son hechos por medio de un examen llamado polisomnografía nocturna.

Este se lleva a cabo en un laboratorio del sueño de un hospital o clínica especializada. El paciente pasa la noche conectado a un aparato que registra los parámetros como los latidos del corazón, la actividad cerebral, el movimiento de los ojos, la respiración y el nivel de oxígeno en la sangre.

También es posible hacer el monitoreo con un dispositivo portátil, del tamaño de un reloj, que se encuentra atado a la muñeca y en dos dedos de la mano. Se coloca la hora de dormir y señala las condiciones de sueño. Después, el aparato es llevado al médico, que analiza los resultados en la pantalla del ordenador.

Tratamiento de la apnea del sueño

Conocer el origen del trastorno es fundamental para que el especialista determine las medidas de control. Si la persona es obesa, la recomendación inicial es la pérdida de peso, asociada a ejercicios fonoaudiológicos para tonificar los músculos de la garganta.

Apneas más ligeras, en general provocadas por el hábito de respirar por la boca, suelen ser tratadas con un dilatador de la nariz.

Para quienes tienen una mandíbula corta, aparatos de ortodoncia hechos a la medida bajan la lengua, facilitando el paso de aire.

Una de las formas más eficaces para resolver las pausas en la respiración durante el sueño es el uso de un mecanismo llamado CPAP — acrónimo de presión positiva continua en las vías aéreas, en inglés. Como el nombre sugiere, se trata de una máscara que cubre la nariz y la boca y transmite aire a las vías respiratorias. El CPAP es considerado el estándar de oro en el tratamiento de la apnea del sueño. Cuando la razón del problema es una incorrección anatómica — en la arquitectura de la cara o en las amígdalas, por ejemplo — se suelen indicar cirugías.

 

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad