Autismo

La National Society for Children & Adult with Autism de EE.UU. indica que muchos de los problemas emocionales y de comportamiento manifestados por individuos con autismo surgen directamente de la dificultad en entender y relacionarse con el mundo que los rodea.

Características de los niños con autismo

  • Su respuesta a sonidos puede ser rara, causando que a menudo la gente piense que un niño autista es sordo. Un niño autista puede parecer no oír el ruido estrepitoso de una sirena, pero quedar totalmente fascinado con el sonido del papel arrugado. Algunos sonidos le angustian de tal forma que se encoge y cubre sus oídos.
  • Un niño autista usualmente ignora las palabras, aparentemente inadvertido de que tienen significado. Pueden pasar varios años antes de que responda a su propio nombre o antes de que aprenda que los objetos tienen nombres específicos. El niño puede aprender a seguir instrucciones sencillas (mientras menos palabras, mejor) pero puede confundirse ante una oración larga.
  • Algunos niños nunca hablan. Otros aprenden pocas palabras, casi siempre más tarde de lo acostumbrado. Muestran patrones del habla típicos, pero poco usuales. Algunos tratan de comunicarse repitiendo lo que acaban de oír; esto se llama “ecolalia”. Si se les pregunta “¿quieres una galleta? Y el niño contesta ¿”quieres una galleta?, lo más seguro es que quiere una. Algunos muestran ecolalia retrasada y son capaces de repetir palabra por palabra algo que hallan escuchado en el pasado. Otros tienen un gran repertorio de comerciales de televisión, y los hay que aprenden a decir palabras o frases con significado por su propia cuenta, pero al decir oraciones, estas pueden ser abreviadas, con palabras confusas y a medias, letras invertidas dentro de palabras o palabras dentro de oraciones. Tienen problemas con preposiciones y pronombres confundiendo “tú” con “yo”. Algunos logran hablar bastante bien, pero se expresan telegráficamente.
  • Tienen problemas de pronunciación y con el tono de voz. Se les escapan el final de las palabras o usan sólo pedazos de éstas, y frecuentemente no pueden producir un flujo regular de palabras. La correcta inflexión vocal es rara.
  • El modo en que miran a menudo parece tan confuso como el modo en que oyen. Pueden estar fascinados con objetos brillosos o que estén en movimiento. Parecen reconocer formas sólo por su contorno general, sugiriendo que pueden no estar usando la parte del ojo que ve detalles definidos. Tienden a ser confundidos por vistas complicadas y que cambian rápidamente.
  • Los niños autistas parecen no poder comunicarse con gestos para mostrar lo que quieren, aunque a menudo le empujan el brazo a uno hacia algo que quieren. Puede ser necesario enseñarles a señalar y a sonreír.
  • A menudo aprenden acerca del mundo, no tanto viendo y oyendo sino usando el tacto, el olfato y el gusto para explorar. Pueden disfrutar de juegos que proveen lo que los neurólogos llaman estimulación vestibular, como ser tirados en el aire, aunque en otras ocasiones no les gusta ser tocados. Algunos parecen ser insensibles al frío, calor, o dolor, o muy sensitivos, y pueden alternar entre los extremos.
  • Muchos parecen tener movimientos de cuerpo no usuales, caminando en puntas de pié, aleteando manos y brazos o meciendo de atrás hacia adelante en una silla. Sus movimientos son inmaduros, aunque algunos son trepadores y equilibristas diestros.
  • Son usualmente retraídos y se mantienen apartados, especialmente cuando son jóvenes
  • Se resisten a los cambios.
  • Desarrollan miedo a objetos inofensivos, pero están desprevenidos de peligros reales.
  • A veces los niños autistas demuestran habilidades especiales que confunden tanto como los vacíos en su desarrollo. Algunos tienen una memoria fantástica para detalles y trivialidades. Otros tienen una habilidad musical avanzada y pueden tocar pasajes musicales complejos aún cuando no pueden leer música. Unos exhiben un sentido del equilibrio sobrehumano, mientras otros pueden decirle a uno al instante el día de la semana correspondiente a cualquier tiempo pasado o futuro. No faltan los dotados en matemáticas.
Niños con autismo

Niños con autismo

EL SUFRIMIENTO DE LA FAMILIA

Es común que padres de niños autistas se pregunten con angustia qué pasará cuando ellos falten y no estén para cuidarlo. A la vez que deben pensar sobre los efectos en el niño enfermo, también deben pensar sobre sus hermanos normales. La situación es crítica para cualquier familiar e inevitablemente produce problemas emocionales”, dice la Sra. M. Cecilia Lien de Rosental.

El autismo es un desorden biológico y no se produce por algo que la familia haya hecho al niño. Pero está claro que la familia, la relación de pareja y el estado psicológico de padres y hermanos de un niño autista pueden verse afectados. Es necesario entonces que los padres se cuiden a sí mismos en esos aspectos con especial atención, acudiendo a terapia familiar o a un sicólogo o siquiatra si es necesario.

En el Boletín de la Sociedad Nacional para Niños y Adultos con autismo de N.Jersey EE.UU, Carmen B. Pingree recomienda, desde su experiencia, que “cuanto antes saquemos las lágrimas por el hijo que pudo ser, y actuemos con lo que hay que hacer para el niño que es, tanto más pronto se restaurará un sentido de equilibrio en nuestra vida. La autocompasión malgasta energía que es necesaria para ayudar al niño”. Esto es especialmente grave para el autista, cuya familia puede ser un apoyo primordial.

La familia no sólo es quien buscará el tratamiento de conducta que más convenga al niño, programado para disminuir la conducta negativa y aprovechar lo positivo, sino que una vez encontrado un programa así, lo pondrá en práctica en el hogar. La familia además puede ayudar concurriendo a clases o visitando la escuela especializada para poder llegar a ser parte del equipo de enseñanza.

Muchas veces los padres que comparten el tener un hijo con autismo se organizan para reunirse para compartir información, experiencias y apoyo moral.

Síntomas de autismo

¿Qué es el autismo?

Se conoce como autismo a un trastorno infantil en el que la mayor parte de sujetos que la presentan pertenecen al sexo masculino. Cuando se sufre de autismo se ven afectadas comúnmente las habilidades de comunicación verbal y las capacidades de relacionarse socialmente. Las causas que propician la aparición de este trastorno en los niños son, aún hoy en día, desconocidas; aunque es cierto que existe una diversidad de teorías que pretenden desentrañar las causas de la misma.

El autismo es un trastorno que se presenta en la persona desde el nacimiento. El autismo no está directamente relacionado con la enseñanza de los padres en los primeros años de vida. En general, se suelen agrupar bajo el término de autismo a diferentes deficiencias cognitivas. En ciertos estudios, se ha descubierto que los niños autistas suelen presentar una mayor cantidad de secreción de serotonina; aunque estos estudios no explican completamente las causas del trastorno.

En bastantes ocasiones, se suele describir a los niños autistas como niños con la mirada perdida, cuando se encuentran en el periodo habitual en que otros niños aprenden a expresarse mediante el lenguaje oral, los niños autistas suelen simplemente balbucear, y tardan más tiempo en dominar las habilidades verbales. Ya desde pequeños suelen perderse en sí mismos y mantenerse inexpresivos ante lo que ocurre a su alrededor. En la etapa en que el niño debe encontrarse en el kínder o preescolar, es usual que el niño no juegue o hable con el resto, sino que se mantenga alejado de sus compañeros, manteniendo una sola posición, mirando un objeto o con la mirada perdida. Algunas veces pueden mostrarse agresivos si se los hostiga o se les quiere obligar a realizar acciones que no les agradan.

Otro síntoma de autismo es la constante realización de actividades que parecen repetitivas, como girar en torno de sí mismos, ir de un lado a otro de la habitación, balancearse sobre sí mismos sentados en el suelo o realizar movimientos rítmicos con sus pies o manos. Cuando alcanzan la adolescencia, se cree que cerca de un 30% de la población de autistas puede presentar episodios de ataques epilépticos; lo que podría indicar que este trastorno deriva principalmente de un problema en el sistema nervioso.

http://cdn1.mundodastribos.com/768220-Mensagem-com-imagem-para-WhatsApp-dia-das-crian%C3%A7as-2015-7.jpg

Otros síntomas comunes presentes en niños considerados como autistas son:

-Escasa o nula comunicación, ya no solo verbal, sino de cualquier tipo.

-Poca empatía hacia el dolor ajeno o poco interés hacia el propio.

-No buscan el consuelo de las personas que se encuentran cercanos a ellos en momentos de tristeza o sufrimiento.

-Presencia de trastornos obsesivos compulsivos.

-Persistencia en llevar a cabo métodos o rituales para realizar actividades.

Una buena cantidad de personas que presentan autismo suelen tener también un alto coeficiente intelectual; sin embargo, presentan problemas de desarrollo en otras áreas; como hemos mencionado anteriormente, principalmente en el área de las habilidades del lenguaje. Esto se debe a que los niños con autismo suelen desarrollarse cada uno a un ritmo diferente en las diversas áreas cognitivas; algunos pueden necesitar de asesorías o trabajo personalizado para alcanzar las mismas habilidades normales en la mayoría de los niños de su edad.

Mas informacion sobre este tema

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad