Cáncer de médula ósea

El cáncer de médula ósea es un tumor maligno que se desarrolla en la médula ósea presente en el interior del hueso. La médula ósea puede ser afectada por diferentes tipos de cáncer. Entre ellos, encontramos el mieloma – o enfermedad de Kahler – que afecta en la mayoría de los casos personas de edad entre 50 y 70 años, y más comúnmente a los hombres. Se caracteriza por la multiplicación de las células llamadas “plasmocitos”.

Además, otros tumores de la médula ósea se relacionan con la presencia de leucemia. La leucemia aguda se caracteriza por una producción anormalmente alta de glóbulos blancos inmaduros, es decir, donde el desarrollo no está terminado; así, estos glóbulos invaden la médula ósea y después la sangre e, incluso, pueden migrar a otros órganos. La médula ósea se vuelve menos funcional y desarrolla lo que se denomina como “insuficiencia de la médula espinal”, un padecimiento caracterizado por la disminución de los glóbulos rojos y su consecuencia, la anemia, disminución de las plaquetas con su consecuencia, la trombopenia con riesgo de sangrado, disminución de los glóbulos blancos con neutropenia y la baja del sistema de defensa del organismo, que se encuentra más expuesto a las infecciones.

Cabe señalar que, en algunos casos, la leucemia también puede desarrollarse en las células al terminar su maduración, como en el marco de la leucemia aguda crónica.

¿Cuándo se presenta el cáncer de médula ósea?

El cáncer de médula ósea tiene su origen cuando diversas células plasmáticas mutadas comienzan a multiplicarse y a dividirse, propagándose por la médula. Debido a esta mutación, las nuevas células mutadas comienzan a acumularse y, con el paso del tiempo, superan en número a las células sanas; como consecuencia, el nivel de anticuerpos en el sistema circulatorio también aumenta, lo que crea un desajuste en el sistema inmunológico.

De esta manera, el cáncer de médula comienza a expandirse de la médula de donde se originaron a médulas ubicadas en otros huesos, debido al continuo fluir de la sangre por el cuerpo.

El cáncer de médula puede afectar otros huesos, el sistema inmunológico, al sistema circulatorio y los riñones, entre otros órganos.

Diagnóstico de cáncer de médula ósea

Para realizar el diagnóstico de estos diferentes problemas cancerígenos de la médula ósea, debe llevarse a cabo un procedimiento médico conocido como “mielograma”; el cual permitirá sacar una muestra de la estructura ósea (en la columna vertebral) y estudiar su contenido celular.

Esquema cáncer de médula ósea

Síntomas del cáncer de médula ósea

  • Se puede presentar un porcentaje alto (anormal) de calcio en la sangre; también conocido como hipercalcemia.
  • Debido a los niveles altos de ciertas proteínas, también puede sufrirse de insuficiencia renal.
  • Anemia, debido a la escasa producción y maduración de plaquetas.
  • Fatiga o cansancio constante, relacionado estrechamente con el padecimiento de la anemia.
  • Debilitamiento del tejido óseo que puede desencadenar en alguna fractura
  • Dolor crónico en huesos o articulaciones
  • Pérdida de peso sin motivo aparente
  • Debilidad en músculos
  • Constantes infecciones en diferentes partes del cuerpo.

En caso de presentar alguno de los síntomas antes mencionados, acudir de inmediato con su médico de cabecera.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad