Cáncer de útero, una amenaza a la salud femenina

El cáncer del útero: una amenaza a la salud femenina

El útero es un órgano profundo, en forma de pera, localizado en el abdomen inferior de la mujer, entre la vejiga y el recto.

El cáncer del útero, es el tipo más común de cáncer del aparato reproductivo de la mujer. Por esta razón, es de vital importancia que conozcamos sus síntomas, formas de tratamiento y otros aspectos esenciales para hacerle frente a esta enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas que delatan la presencia de esta peligrosa enfermedad?

Un sangramiento anormal de la vagina, especialmente después de la menopausia, es el síntoma más común del cáncer uterino. Puede comenzar con poco contenido de sangre y gradualmente aumentar.

Una mujer debe ver a su doctor si:

  • Presenta dificultad o dolor al orinar.
  • Sangramiento.
  • Dolor durante el acto sexual.
  • Dolor en el área pélvica.

A pesar de que este tipo de cáncer ocurre usualmente después de la menopausia, algunas veces puede aparecer alrededor del tiempo en que comienza el climaterio. Un sangramiento anormal, no debe ser considerado como un síntoma común de la menopausia, por lo que en caso de aparecer, debe ser chequeado por el médico.

Estos síntomas pueden ser causados por cáncer o por cualquier otra condición menos seria pero sólo un doctor puede asegurarlo.

Pruebas para determinar la presencia de cáncer de cuello de útero

Los doctores usualmente practican pruebas de sangre y orina, y además, alguno o algunos de estos procedimientos:

  • Examen pélvico
  • La prueba citológica o papanicolaou
  • Biopsia

Cuando el cáncer es detectado, y antes de comenzar el tratamiento, es importante que la paciente busque una segunda opinión, o sea, otro especialista que confirme el diagnóstico.

Preparación para el tratamiento:

Muchas personas con cáncer, quieren aprender todo lo que pueden, sobre su enfermedad y los tratamientos disponibles, de forma que ellos puedan tomar parte activa en las decisiones sobre el cuidado médico.

Es natural que una mujer que sabe que tiene cáncer uterino, sienta estrés y miedo. Estos sentimientos pueden afectarla a la hora de hacer todas las preguntas necesarias al doctor. En estos casos, sería de ayuda, elaborar una lista de preguntas, que reúna los aspectos que más le interese conocer sobre su enfermedad.

Para ayudar a recordar lo que dice el doctor, es conveniente tomar notas, grabar la conversación o llevar a un familiar que participe en la sesión.

He aquí algunas preguntas, que la paciente no debe olvidar hacer a su doctor en estos casos:

* ¿Qué tipo de cáncer del útero tengo?
* ¿Hay alguna evidencia de que el cáncer se haya extendido? ¿En qué estado se encuentra la enfermedad?
* ¿Cuál es el grado del tumor?
* ¿Cuáles son las opciones de tratamiento que tengo? ¿Cuál usted me recomienda? ¿Por qué?
* ¿Cuáles son los beneficios esperados para cada tipo de tratamiento?
* ¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios de cada tratamiento?
* ¿Cuánto cuesta el tratamiento?
* ¿Cómo afectará el tratamiento, mis actividades cotidianas?
* ¿Con qué frecuencia debo chequearme?
* ¿Sería apropiado para mí, un estudio de tratamiento?

Recuerda, la paciente no necesita hacer todas las preguntas o saber todas las respuestas desde el primer momento. Habrá varias ocasiones para esclarecer nuestras dudas.

Métodos y tratamiento del cáncer de útero

La mayoría de las mujeres con cáncer uterino, son tratadas con cirugía. Algunas reciben radioterapia y otras, un tratamiento con terapia de hormonas o quimioterapia.

Estos son los tratamientos que se usan actualmente y sus características.

Cirugía
: Se utiliza para quitar el útero (histerectomía), las trompas de Falopio y los ovarios. Es el tratamiento más recomendado para mujeres con cáncer de útero.

Radioterapia
: Rayos de alta energía, son utilizados para matar células cancerosas. Los rayos pueden venir de un pequeño contenedor de material radiactivo, el cual es ubicado directamente en el tumor o cerca de él (radiación interna), o desde una máquina fuera del cuerpo (radiación externa).

Terapia Hormonal
: Es el uso de drogas, como la progesterona, que impiden que las células del cáncer usen las hormonas que necesitan para crecer. Estas drogas se toman principalmente por vía oral.

Quimioterapia: Es el uso de drogas para matar las células del cáncer. Pueden ser tomadas oralmente o inyectadas a un vaso sanguíneo o músculo. Es una terapia sistémica que puede matar las células cancerosas a lo largo de todo el cuerpo.

Efectos secundarios de los tratamientos contra el cáncer

Cirugía:

Después de una histerectomía, puede aparecer dolor y fatiga. Algunas pacientes pueden tener náuseas y vómitos después de la operación; algunas pudieran presentar problemas de funcionamiento en la vejiga y el intestino.

Después de la histerectomía, la paciente no tendrá más períodos menstruales. Los calores y otros síntomas de la menopausia, pueden presentarse de forma más severa.

Radioterapia:

La radioterapia destruye la habilidad de las células de crecer y dividirse. Ambos tipos de células, las normales y las enfermas, son afectados, sin embargo, la mayoría son capaces de recuperarse.

Durante la radioterapia, la paciente puede sentirse cansada; especialmente en las últimas semanas de tratamiento.
Terapia hormonal:

La terapia hormonal puede causar varios efectos secundarios. Las mujeres que toman progesterona, pueden experimentar fatiga y cambios en el apetito y el peso.

Quimioterapia:

Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen, fundamentalmente, de las drogas que se utilicen y las dosis recibidas. Además, como en otros tipos de tratamiento, los efectos que ocurren pueden variar de un individuo a otro.

Generalmente, los medicamentos contra el cáncer que se utilizan en la quimioterapia, afectan células que se dividen rápidamente como las de la sangre, las cuales se encargan de combatir las infecciones, ayudan a la coagulación de la sangre y llevan oxígeno hacia todas las partes del cuerpo; y las células de la raíz del cabello. Cuando este tipo de células es afectado, la paciente se vuelve más propensa a adquirir infecciones, tener sangramientos, perder energía y también, pueden perder cabello.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies