Cirugía de varices: conoce cómo se realiza

Las varices son vasos crecientes que se ensanchan por causa del debilitamiento de las paredes de las venas. Esta enfermedad crónica afecta al 18% de la población adulta mundial, incluyendo a hombres y mujeres. Descubre todo sobre la cirugía de varices y los cuidados necesarios con el post-operatorio.

¿Qué son las varices?

También llamadas de venas varicosas, las varices son venas hinchadas y retorcidas que son rellenadas con una acumulación irregular de la sangre y pueden causar dolor.

Las varices normalmente se manifiestan en las piernas, pero también pueden marcar presencia en otras partes del cuerpo. Las causas más frecuentes son: embarazo, defectos congénitos y tromboflebitis.

Fáciles de identificar, las varices provocan dolor, sensación de cansancio en las piernas, picor y calambres nocturnos. También pueden manifestarse a través de la inflamación, úlceras de la piel y decoloración de color marrón en los tobillos.

Existen dos tipos de tratamientos para las varices. El primero es clínico, haciendo uso de medicamentos y medias elásticas. Mientras que el segundo es quirúrgico, siendo capaz de eliminar de una vez por todas las venas varicosas.

Entendiendo la cirugía de varices

El pre-operatorio de la cirugía de varices se inicia en el día anterior a la fecha del procedimiento. La persona se hace una depilación en el área que será operada y también toma otros cuidados, como hacer un ayuno de 10 horas antes de la operación.

En el día de la cirugía de varices, el anestesista evalúa al paciente para elegir el mejor procedimiento anestésico. En general el procedimiento se hace con anestesia local.

Antes de comenzar a operar, el cirujano marca las varices con un lápiz hidrográfico. En algunos casos, se utilizan herramientas, como aparato de iluminación y ultrasonido.

Si hay la necesidad de retirar muchas varices, entonces la cirugía requiere anestesia general y se convierte en una safenectomia (retiro de la vena periférica).

Cuando la vena periférica no está enferma, la operación es considerada más sencilla. El cirujano hace pequeñas incisiones en la piel, menores de 0,5 cm, para eliminar las varices. El instrumento utilizado en el procedimiento se parece mucho a una aguja de ganchillo.

En el caso de la retirada de la vena periférica, el corte se realiza en la piel de la entrepierna. Después de quitarla, el sitio pasa por compresión para evitar la acumulación de sangre. El bloqueo se realiza con puntos.

Como cualquier procedimiento quirúrgico, la cirugía de varices también implica riesgos. Para evitar complicaciones, el paciente tiene que tener buena salud, comprobada a través de una evaluación cardiológica.

Los apósitos de la cirugía de varices se hacen con trozos de cintas adhesivas. También se lleva a cabo el enfaxamento de la región para evitar la hemorragia por los orificios.

En el post-operatorio, se recomienda hacer reposo con las piernas hacia arriba y usar medias elásticas de compresión.

Otros métodos de tratamiento

Ya existen otros tratamientos para varices, que son menos invasivos que la cirugía. Una técnica que está ganando popularidad es la inyección de espuma. Este método, también conocido como escleroterapia ecoguiada, dispensa anestesia, cortes y hospitalizaciones. El médico sólo aplica una espuma densa en las venas dilatadas, siendo guiada por ultrasonido. Esta espuma causa una inflación y deja las venas sin sangre. En poco tiempo las piernas vuelven a tener el aspecto de antes.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad