Consejos para dejar de fumar

Al menos un sesenta por ciento de los fumadores que intentan dejar de fumar vuelven a reincidir en él. La principal razón suele ser que no están realmente convencidos de querer dejarlo sino que su intento es únicamente una rendición ante presiones familiares, legales o a la presión social que rechaza esta costumbre. En este artículo vamos a ofreceros algunos consejos para dejar de fumar.

Pero aunque el fumador esté realmente decidido, siempre ayuda seguir un buen programa de desintoxicación unido a una serie de consejos para dejar de fumar, que para ser efectivo debe ser sugestivo además de desarrollarse en un momento adecuado.

Lo primero es estar seguro. Coge un papel y escribe diez razones por las que quieres dejar de fumar. La salud es la razón más frecuente y la más importante: hoy día, ni las grandes tabaqueras, con todo lo que tienen que perder, se atreven a negar la relación directa entre el tabaco y el cáncer de pulmón.

Las enfermedades vasculares y respiratorias, úlceras y envejecimiento prematuro son otros de los alicientes para una vida sin humo. Cuando menos, el tabaquismo prolongado en el tiempo produce una reducción de la esperanza de vida de entre cinco y ocho años, además de reducir notablemente nuestra capacidad física y deportiva. De ahí que sea tan importante seguir nuestros consejos para dejar de fumar. Nuestros consejos para dejar de fumar están relacionados con nuestra preocupación por la salud.

La elección de la fecha a partir de la cual dejarás de fumar es algo fundamental. Los periodos de ansiedad, conflictos profesionales o sociales, épocas de mucha actividad, etc. dejarán poco margen para la motivación personal, y comprometerán seriamente el éxito del intento.

Las vacaciones son el momento ideal para concentrarse en el abandono del tabaco. En verano, la luz y el clima predisponen al optimismo y al buen ánimo, a la vez que se dispone de más tiempo libre para ocupaciones atípicas, deporte y aire libre. Salirse de la rutina, especialmente aquella en la que solemos ubicar el consumo del tabaco, ayudará a superar la costumbre de apoyarse en él.

Una vez fijada la fecha, deberás comunicárselo a todas las personas de tu entorno: familia, compañeros de trabajo, amigos. Ellos van a ser un importante apoyo en tu esfuerzo, y deben conocer con exactitud la fecha que has elegido. Ellos te ayudarán y darán consejos para dejar de fumar en la medida de sus posibilidades. Escríbela también en tu agenda, calendarios, y cualquier otro lugar en que la puedas tener bien visible.

Una semana antes de la fecha límite, cambia de tipo de tabaco o al menos de marca si no te gusta el tabaco negro o en su caso el rubio. La víspera fuma todo cuanto quieras, incluso demasiado, a menos que padezcas alguna enfermedad cardiovascular, respiratoria o digestiva.

Antes de acostarte, elimina todos los cigarrillos de la casa, del coche, de la oficina… El mismo destino tendrán los mecheros y cerillas. Ventila bien estos lugares y esconde los ceniceros o, mejor aún, llénalos de caramelos para poder acudir a ellos cuando te apetezca un cigarrillo.

El objetivo no es dejar de fumar para siempre, sino pasar sin fumar cada nuevo día. De esa forma el objetivo es alcanzable, y el premio es diario. Uno de los principales consejos para dejar de fumar tiene que ver con que cada jornada sin tabaco te aleja más de él.

El aburrimiento es un poderoso aliado del tabaco, así que evita a los dos al mismo tiempo, y dedícate a hacer muchas cosas, aunque no tengan ninguna importancia, para mantenerte alejado de ellos. Uno de nuestros consejos para dejar de fumar tiene que ver con que te mantengas activo, imponte rutinas.

Aunque no es cierto que el tabaco reduzca la ansiedad y el estrés, siempre ayuda realizar algunos ejercicios de relajación, especialmente cada vez que se sienta necesidad de fumar. Apenas se necesitan unos minutos para ello, y conforme se vaya practicando, se hará con mayor rapidez.

La relajación es siempre un ejercicio beneficioso, que aportará grandes beneficios a nuestra salud incluso cuando el tabaco esté perfectamente superado. Es suficiente con sentarse en una silla de respaldo recto con las manos en los muslos y eliminar la tensión de los músculos relajándolos lo más posible. Empezando por los pies, se va subiendo hasta la cabeza pensando en cada uno y haciendo que se relaje, sintiéndolo pesado y fláccido, mientras se respira pausadamente.

Un porcentaje muy elevado de fumadores que recaen en el vicio cometieron el error de creer que podían fumar un cigarrillo más, sólo uno, probablemente como premio a su resistencia anterior. Uno de nuestros consejos para dejar de fumar tiene que ver con el hecho de que el último cigarrillo se fumó el día anterior a dejarlo, y eso es algo que debes tener bien claro.

Con mucha frecuencia se fuma para hacer un alto en la rutina, en la actividad cotidiana repetida sin interrupción. Cuando sientas la necesidad de esa parada, utiliza alguna acción alternativa: levantarse de la silla, hacer una llamada pendiente, un poco de ejercicio o simplemente respirar una bocanada de aire, ahora sí, libre de humos.

Recuerda con frecuencia los beneficios de dejar de fumar, sé consciente de la mejoría en tu salud, de cómo tu ropa y tu aliento ya no huelen mal, del dinero que ahorras por no fumar y la facilidad con la que ahora puedes subir unas escaleras o correr para alcanzar el autobús.

Un porcentaje muy alto de fumadores que abandonan su hábito lo logra con la única ayuda de su voluntad, pero en algunos casos, especialmente de fumadores empedernidos, puede ser necesario compensar algunos de los efectos secundarios que implica el abandono de una droga, como es la nicotina. Estos consejos para dejar de fumar son específicos para personas que realmente tengan problemas para dejar el tabaco.

Consejos para dejar de fumar tabaco cuando no puedes dejarlo

Cada día se tomarán tres comprimidos de 500 mg. de triptófano, dos de un complejo vitamínico y 100 mg. de cisteína. Esto eliminará la abstinencia y la irritabilidad. Para compensar las anteriores pérdidas vitamínicas y minerales producidas por el consumo de tabaco, también conviene beber mucho agua y comer cítricos, trigo integral, leche, huevos, hígado y todo tipo de vegetales, especialmente zanahorias.

Sigue nuestros consejos para dejar de fumar de forma permanente

Sigue nuestros consejos para dejar de fumar de forma permanente

Trucos para dejar de fumar

Abandonar los cigarros puede convertirse en una práctica bastante difícil de llevar a cabo y, obviamente, algo que definitivamente llevará su tiempo; sobre todo por el síndrome de abstinencia, en el que tu cuerpo resentirá la falta de los elementos que se encuentran en el tabaco. El dejar de fumar debe de ser más que una simple práctica, una actitud cotidiana. Recuerda, cada día que te levantes recuerda que te has decidido por dejar de fumar; y recuerda el porqué y por quiénes abandonarás los cigarrillos. Piensa esto: cada día que transcurra sin que fumes representará una importante victoria.

Después de un tiempo que dejes de fumar comenzarás a sentir “ansias”; eso es la repuesta normal de tu organismo, parte del síndrome de abstinencia, por ello te presentamos estos consejos para que dejar de fumar sea lo más fácil posible:

-Pon una fecha para dejar completamente el cigarro y hazlo, sin excusas; si comienzas a fumar menos, es probable que no lo hagas. Probablemente el 90% de lo necesario para dejar de fumar se encuentre en la fuerza de voluntad individual. No importa si sólo es un cigarrillo o una calada, aléjate completamente del tabaco y verás cómo en poco tiempo ya no sentirás esas “ansias” y quizá ya ni te acuerdes de él.

-Realiza alguna actividad física con regularidad, esto te ayudará a liberar el estrés y combatir el ya mencionado síndrome de abstinencia. Por ejemplo, puedes inscribirte en un gimnasio para ir por la mañana antes de salir a la escuela o trabajo; o bien, puedes salir a correr también por la mañana o la noche.

-Elimina, deshecha todos los cigarros que tengas en tu casa o cualquier cosa que se relacione con tu hábito de fumar.

-Cuando desees comenzar a fumar de nuevo, cuando sientas que ya no lo soportas y que un cigarrito más no te hará daño, piensa en tu salud, en tu familia y en las verdaderas intenciones por las que quieres dejar de fumar.

-Mantente positivo, nadie puede decir que dejar de fumar sea fácil, menos si es un hábito (o vicio) que has realizado durante mucho tiempo; pero no por ello debes de tomar el dejar de fumar de una manera negativa; ya que esto, en vez de ayudar, te perjudicará drásticamente. Cada cigarro que no fumas es un triunfo para tu estado de salud y para el bienestar de las personas con las que convives y que te aman.

-Comprar cigarros es un gasto innecesario; cuando comiences a dejar de fumar puedes ahorrar ese dinero, o bien, darte otros gustos, como comprar algo que deseabas (obviamente nada que tenga que ver con el tabaco u otro vicio perjudicial para ti) o, incluso, puedes invertirlo; lo que resultará más provechoso a la larga.

-Intenta beber bastante líquido (excluyendo al alcohol), esto ayudará a que tu cuerpo se desintoxique, eliminando las toxinas que ingresaban a él cada que fumabas un cigarrillo. Además, tu hígado y tus riñones te lo agradecerán.

Trucos para dejar de fumar

Consejos para dejar de fumar: cómo combatir el síndrome de abstinencia del tabaco

En algunos casos, sobre todo de grandes fumadores, la nicotina puede haber creado en el organismo una dependencia física que se une a la psicológica. Entonces el abandono del tabaco producirá un síndrome de abstinencia caracterizado por la aparición de debilidad física, estreñimiento o diarrea, náuseas, ansiedad, dolor de cabeza, trastornos del sueño, etc.

Si en tu caso aparecen estos síntomas tiene, pese a todo, fácil solución: los chicles de nicotina permiten sustituir a los cigarrillos en el aporte de esta sustancia al organismo. De esa forma se desvincula la reacción física del verdadero problema de fumar, que no es sino el haber incorporado el hábito a nuestras costumbres diarias. Luego reducirás poco a poco el consumo del chicle hasta abandonarlo por completo.

El regreso a la rutina del trabajo, si la desintoxicación ha sido en vacaciones, es un momento crítico para la superación del hábito. De nuevo el apoyo de los familiares, compañeros y amigos es fundamental. Intenta pensar en otras cosas y tener presente la mejoría física que has experimentado.

Y en cualquier caso, si vuelves a caer, ya habrás ganado una cura de desintoxicación durante unas semanas y siempre puedes volver a leer nuestro artículo de consejos para dejar de fumar. Al fin y al cabo ya lo dijo Orson Welles:

Dejar de fumar es facilísimo; yo lo he dejado cientos de veces

Pastillas para dejar de fumar

Se conocen como pastillas para dejar de fumar a diversos medicamentos que ayudan a una persona que desea abandonar este hábito a poder lograrlo. Este tipo de pastillas no causan adicción y su función es diferente al empleo de chicles y parches. Entre otras características, podríamos decir que, en general, las pastillas para dejar de fumar ayudan a eliminar el ansia por consumir productos de tabaco. Aquí te presentamos otros beneficios que otorga el ingerir este tipo de pastillas para dejar de fumar:

  • Combaten los diversos síntomas de abstinencia, que pueden manifestarse de diferentes formas en cada persona.
  • Evitan la recaída en el hábito o vicio de fumar tabaco.

Sin embargo, las pastillas para dejar de fumar son sólo una parte en lo que respecta a abandonar definitivamente el tabaco; si no se cuenta con voluntad, con un compromiso claro y no se establece una fecha precisa para dejarlo, será prácticamente imposible el abandonarlo. Si lo crees necesario, busca el apoyo de amigos, familiares o, bien de algún asesor, médico o grupo de apoyo.

Algunas pastillas para dejar de fumar

Marcas de pastillas para dejar de fumar

Antes de comenzar a tomar pastillas para dejar de fumar, lo mejor es acudir con un médico para que te recete el mejor tratzmiento que te ayudará a olvidar este hábito. Para los siguientes medicamentos en forma de pastilla que te ayudarán a dejar el cigarro se necesita receta médica:

Bupropión (Zyban)

Zyban es uno de los nombres de marca que tiene el Bupropión. Este medicamento es un antidepresivo que, como mencionamos anteriormente, sólo se obtiene con receta médica; el cual ayuda a reducir lo diversos síntomas de abstinencia que pueden presentarse tras dejar de fumar de manera repentina.

El bupropión suele ingerirse en una o dos dosis de 150 mg al día. Lo que hace es eliminar y atenuar los efectos de los agentes químicos más adictivos que contiene el tabaco (como la nicotina) y que afecta, entre otros órganos, al cerebro.

No obstante, el ingerir bupropión tiene algunas contraindicaciones. No se puede ingerir este medicamento si:

  • Ha recibido alguna lesión en la cabeza recientemente.
  • Si presenta o ha presentado cirrosis.
  • Si sufre de convulsiones o epilepsia.
  • Si consume alcohol regularmente.
  • Si sufre algún trastorno bipolar.

Vareniclina (Chantix)

Chantix es el nombre de marca de la vareniclina. Este es un medicamento que también necesita de receta y fue especialmente creado para ayudar a las personas a dejar de fumar. La vareniclina obstruye los receptores del cerebro que perciben la nicotina. Principalmente, disminuye los efectos del tabaco, así como los distintos síntomas de abstinencia que puede presentar el organismo. La dosis usual de este medicamento es de .5 mg por día y el tratamiento suele durar entre 3 y 4 meses. Sin embargo, este tipo de pastillas no se recomiendan para personas que sufran de alergias, migraña, o anorexia.

Clonidina

Este medicamento es el menos recetado de los tres que hemos mencionado hasta el momento. En un principio, la clonidina era un medicamento indicado para ayudar a combatir la alte presión arterial; sin embargo, posteriormente se descubrió que contaba con efectos sobre el sistema nervioso y, principalmente, sobre el cerebro. Estos efectos son los que ayudan a los fumadores a reducir los efectos del síndrome de abstinencia.

5 mitos y verdades sobre la decisión de dejar de fumar

¿Si es tan obvio que dejar de fumar sólo trae beneficios a la salud, por qué mucha gente no puede dejar el cigarrillo pese a haber tomado la decisión de dejar de fumar?

Es incuestionable que existe una buena cantidad de perjuicios del cigarrillo para la salud e incluso los fumadores saben los riesgos que corren con la dependencia a la nicotina. Ya entre los ex-fumadores, es unánime quien no perciba la mejora en la calidad de vida después de abandonar este vicio.

¿Pero si es tan obvio que dejar de fumar sólo trae beneficios a la salud, por qué mucha gente no puede dejar el cigarrillo?

De acuerdo con Cristiano Guedes Duque, médico oncólogo de la Oncoclínica, la verdad es que no siempre es fácil abandonar el cigarrillo y la decisión, como muchos piensan, no sólo requiere de fuerza de voluntad por parte del fumador.

El especialista enumeró los mitos y las verdades que implican la decisión de dejar de fumar.

Ha tomado la decisión de dejar defumar

1 – Sólo voluntad – Mito

De acuerdo con Duque, la voluntad de detener es el más importante, pero no todos logran detener este vicio sin ayuda. El hábito de fumar implica muchas situaciones del día a día, que desencadenan el deseo, además de la dependencia de la nicotina propiamente dicha.

2 – Es importante el apoyo profesional – Verdad

La interrupción de este comportamiento puede ser muy difícil, por eso el apoyo de profesionales puede ser de gran ayuda, ya sea para aclarar dudas, animar, sugerir cambios en la rutina o incluso combinar los medicamentos.

3 – Sustituir por otros cigarrillos (como uno electrónico) resuelve el problema – Mito

El experto alerta de que todos los derivados del tabaco son nocivos a la salud, no importa la forma de uso o el tipo, y puede causar varios daños al organismo, incluso la dependencia química y el cáncer, así como el cigarrillo tradicional.

4 – Fumar esporádicamente es una estrategia – Mito

Cristiano Duque no está de acuerdo con el hecho de que fumar ocasionalmente sea una ventaja. De acuerdo con el médico, todos los derivados del tabaco tienen nicotina, una sustancia psicoactiva que induce cambios en los neurotransmisores del cerebro.

«La nicotina causa tolerancia en el organismo, o sea, cada vez se necesita de mayor cantidad, para tener el mismo efecto. Además, a lo largo de nuestra vida, las personas están sujetas a períodos de dificultades personales y ansiedad, que pueden llevar a vincular la necesidad con una especie de recompensa en el tabaco», dice.

5 – Convivir con fumadores no ayuda – Verdad

Si lo que realmente quieres es dejar de fumar, pero la mayoría de las personas de tu círculo social fuman, tal vez el proceso de abandonar el hábito sea aún más complicado. Esto es porque, según Duque, las personas que inhalan el humo de los derivados del tabaco debido a la convivencia con fumadores, principalmente en ambientes cerrados, puede ser que padezca, prácticamente, todas las enfermedades relacionadas con el cigarrillo (aunque ya no fumen).

Vale la pena recordar que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la inhalación de humo de manera pasiva es la tercera causa de muerte evitable en el mundo.

No Responses

  1. Pingback: La menopausia diciembre 14, 2013
  2. Pingback: Genética para dejar de fumar septiembre 8, 2016
  3. Pingback: Cómo prevenir la osteoporosis septiembre 22, 2017
  4. Pingback: 8 causas de la acidez y cómo tratarla enero 10, 2018

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad