Cuidados para niños con autismo

Es muy común que surjan muchas dudas, miedos e inseguridades en relación a los cuidados que se debe tener respecto a criar a un hijo que presenta autismo. Consejos sobre cuidados para niños con autismo.

El autismo agrega un alto grado de complejidad a la crianza, ya que varios factores pueden estar relacionados a su causa, tanto genéticos como ambientales.

El último Manual de Salud Mental (DSM V) fundió algunos trastornos, como el trastorno autista, Síndrome de Asperger, el trastorno desintegrativo de la infancia y el trastorno generalizado del desarrollo no especificado, todos ellos, en un único diagnóstico: Trastornos del Espectro Autista o TEA.

El TEA es un trastorno del neuro-desarrollo infantil que se caracteriza por una serie de déficits en la comunicación y las interacciones sociales, comportamientos estereotipados y repetitivos e intereses restrictivos.

El autismo presenta diferentes niveles de gravedad, desde aquellos en los que la persona necesita de mucho apoyo, a los que necesitan de un apoyo sustancial.

A pesar de presentar estas características en común, la intensidad de los síntomas va a cambiar de acuerdo con el grado de severidad del trastorno.

Cada individuo que presenta el espectro autista es único y tiene comportamientos diferenciados, y es esencial comprender esto para establecer una mejor comunicación con nuestro hijo.

¿Cómo deben ser los cuidados para niños con autismo?

En este post, echa un vistazo a 5 cuidados para niños con autismo fundamentales que los padres deben tener en cuenta para cuidar de su hijo de la mejor manera posible:

1. Ten cuidado con lo que dices

Evita el uso de expresiones o dichos populares que puedan generar ambigüedad. Los autistas son personas literales y no entienden las metáforas, por lo tanto, lo que tú entiendes no es lo mismo que él entiende.

Por ejemplo, si le dices a tu hijo que “no sirve de nada llorar por leche derramada”, literalmente va a buscar por la leche derramada.

2. Procura no romper la rutina de tu hijo

En general, a los autistas les encantan las rutinas y se aferran mucho a ellas. Si haces el mismo camino todos los días para llevar a tu hijo a la escuela, pero, un día, decides parar en algún lugar o tomar un atajo, lo que para ti puede no importar, para él o ella puede convertirse en todo un caos.

No les gusta que sus rutinas cambien, por ello, busca ser siempre claro y objetivo con tu hijo. Trata siempre de explicar y demostrar todo lo que sucede para que no caigan en la trampa de la sorpresa y el cambio suceda sin mayores traumas.

3. Pon atención a sus intereses

Hay autistas con fijaciones en las cosas más diversas, las cuales pueden convertirse en su único interés.

No trates de forzarlo a disfrutar de otras cosas. Disfruta de su interés para interactuar, enséñale y comunícate con él.

Por ejemplo, si tu hijo tiene interés por los dinosaurios, puedes tratar de enseñar matemáticas a partir de ello, aunque nunca debes intentar presionarlo.

4. Ten cuidado con la intensa sensibilidad sensorial del autista

La audición del autista es extremadamente sensible. Por ejemplo, un niño en una sala de clase es capaz de escuchar el sonido de algo que gotea en la calle, mientras que nadie más lo escucha. Por eso, asistir a lugares ruidosos y/o abarrotados de gente puede ser muy doloroso para ellos. Como el olfato es muy agudo, algunos olores, incluso, pueden hacerlo enojar con facilidad.

5. Ten en cuenta los “brotes” de agresividad

Es común que las personas con autismo, en su caso, presenten algunas de las “explosiones” de agresión. Esto es así porque esa es la forma en que el autista comunica que sus sentidos se sobrecargan.

Para tratar de evitar que esto suceda, es importante identificar el factor que puede estar desencadenando estos explosiones. Puedes comenzar a observar la situación anterior al brote, si había personas involucradas, las actividades, el horario, en fin, todo lo que sucedió. Así, será posible identificar si hay un patrón y evitar, de esta manera, que tu hijo esté expuesto a situaciones similares.

Por último, recuerda que cada niño autista es capaz de aprender. No limites a tu hijo porque es autista. Ten en cuenta que es capaz de desarrollarse y estimúlalo para que esto suceda. Solo ve con calma, porque así como cualquier persona, cada autista tiene su propio ritmo.

Mas informacion sobre este tema

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad