Drunkorexia: conoce más sobre este trastorno alimentario

¿Sabes qué es la drunkorexia? Todo el mundo ha oído hablar de alguien que sufre de anorexia nerviosa – persona que tiene una visión tortuosa de su imagen y, aunque delgada, se siente gorda y se priva de comer para lograr una delgadez enferma – y la bulimia – cuando alguien come compulsivamente y, después, con la conciencia pesada, se induce el vómito y/o hace uso de laxantes y diuréticos para “compensar”-. Las mujeres son las principales víctimas de estos trastornos, pero los hombres, principalmente los más jóvenes, también sufren con el problema.

¿Qué es la drunkorexia?

Se trata de un trastorno de la alimentación que mezcla la anorexia con problemas de alcoholismo. Proviene del término en inglés, que mezcla “drunk” (borracho) y anorexia. Quien sufre de anorexia restringe la ingesta de alcohol debido al exceso de calorías (para tener una idea, un gramo de alcohol proporciona siete calorías, mientras que un gramo de azúcar contiene cuatro).

Sólo que aquellos que sufren de drunkorexia suelen beber antes de comer para relajarse o lo hacen para bajar la ansiedad por haber “osado” hacer una comida. Hay casos en que la persona pasa el día sin comer para compensar la ingesta de calorías de las bebidas de la noche anterior. También existen aquellos que beben antes de las comidas para esquivar el hambre.

Drunkorexia

El hecho es que las bebidas alcohólicas funcionan como una anestesia para las emociones malas, principalmente en relación a las frustraciones con el propio cuerpo. Y normalmente las bebidas preferidas son las bebidas alcohólicas más fuertes (vino, vodka, whisky, etc.).

Actualmente, celebridades internacionales como Lindsay Lohan y Amy Winehouse ya han sido conocidas por necesitar de un tratamiento constante debido a que han padecido de este trastorno.

Los peligros de la drunkorexia

El trastorno de la drunkorexia es reciente y todavía necesita ser objeto de estudios más concluyentes. Sin embargo, es un hecho que provoca diversos daños a la salud, como dependencia al alcohol y las enfermedades asociadas a su uso excesivo, como, por ejemplo, ansiedad, depresión, nerviosismo, traumatismos, convulsiones, cáncer de garganta, diabetes y daño al feto; en el caso de las mujeres embarazadas.

Otras posibles consecuencias incluyen el cáncer de boca y esófago, resfriados frecuentes y menor resistencia a las infecciones; esto, debido a la fragilidad del sistema inmunológico, daños hepáticos, temblores en las manos, inflamación, gastritis, úlcera, mayor propensión a las caídas, envejecimiento prematuro, pérdida de memoria, anemia, insuficiencia cardíaca, hemorragias, alteraciones en la coagulación, diarrea, vómitos, pancreatitis, deficiencias nutricionales causadas por la restricción de nutrientes esenciales para el buen funcionamiento del organismo y pérdida y/o exceso de peso.

Conoce más datos sobre la drunkorexia

Además de las complicaciones físicas, también hay cambios en el comportamiento de la persona, como agresión y conducta irracional. La pérdida del empleo y los problemas familiares y con amigos también son consecuencias en la vida social que pueden ser desencadenadas por la enfermedad. Así mismo, se debe de estar consciente de que no es ninguna novedad que beber con el estómago vacío hace que el efecto del alcohol se acelere; lo que produce una intoxicación más rápida y con mayor fuerza.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad