El Síndrome de Münchhausen

El Síndrome de Münchhausen es un trastorno psiquiátrico caracterizado por la simulación consciente, compulsiva, deliberada y continua de los síntomas y por la provocación de los mismos, sin que haya una ventaja obvia para tal actitud, a no ser la de obtener cuidados médicos y de enfermería. También conocida como simulación, es la enfermedad simulada más agresiva, ya que en la inducción de un síntoma, el portador puede correr gran riesgo de vida; además de que puede presentarse agresivo con quienes lo rodean. En casos extremos, las personas con este síndrome tienen conocimiento sobre medicina y pueden producir síntomas de operaciones innecesarias.

Es bastante confundida con hipocondría, sin embargo, en el Síndrome de Münchausen, el portador provoca e induce un síntoma, mientras que, en la hipocondría, el portador del trastorno siente que está enfermo y busca ayuda.

El Síndrome de Münchhausen también puede ocurrir en los padres de niños pequeños – Síndrome de Munchausen por poderes -, teniendo más incidencia en la madre (85 a 95%) que utilizan los niños para llamar la atención, o sea, simulan síntomas en el niño para que esta sea sometida a una serie de exámenes sin necesidad. Esta práctica es considerada como abuso infantil, ya que el niño es sometido a situaciones que perjudican su cuerpo y sus emociones.

Tal comportamiento se puede desencadenar en las personas que ya han vivido una grave enfermedad, en individuos con historia de abuso sexual, trastornos relacionados con las emociones, trastornos de personalidad, entre otros. El tratamiento para ambos trastornos son bastante difíciles ya que los individuos portadores del trastorno no admiten la enfermedad y rechazan la ayuda. En los casos en que el portador permite el tratamiento, el psiquiatra utiliza terapias y la demanda en contra de la depresión a la mejora del problema.

Los principales síntomas son: presentación dramática de los síntomas y su historia; comportamiento argumentativo e histriónico para con el personal médico; vastos conocimientos de los términos y procedimientos médicos.

Puede haber indicios de múltiples operaciones quirúrgicas, como varias cicatrices en el abdomen. La persona afectada pide medicamentos fuertes para el alivio del dolor, posiblemente porque ya ha creado una dependencia. En los casos del síndrome de Münchhausen, el padre o la madre pueden forjar signos físicos de enfermedad en el niño y dar una descripción falsa de los síntomas. El niño puede dar constantemente entrada en el hospital para exámenes y tratamientos innecesarios.

Tratamiento del síndrome de Münchhausen

El tratamiento es difícil, ya que el síndrome de Münchhausen es a menudo identificada sólo en retrospectiva después de que la persona ha abandonado el hospital.

Es muy difícil tratar esta enfermedad y los problemas relacionados porque la decepción es una característica del trastorno; tanto en la persona afectada como en todos aquellos que lo rodean. El médico intenta evitar más exámenes y tratamientos innecesarios construyendo una relación pacífica y de apoyo con la persona. En los casos de síndrome de Münchhausen, se debe avisar a un asistente social para que el caso de la niña sea retirado del padre o la madre.

 

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad