8 enfermedades causadas por la falta de vitamina D

A diferencia de otras vitaminas que conseguimos a través de los alimentos, la vitamina D actúa en nuestro organismo como si se tratara de una hormona. Todas las células de nuestro organismo tienen un receptor de vitamina D.

Nuestro organismo es quien produce la vitamina D, ya que no es obtenida a través de los alimentos. Su producción se realiza a través del colesterol y de la exposición a la luz solar. Así, podemos entender que también necesitamos de grasa para la producción de colesterol ya que, sin él, no hay vitamina D. Aunque en este caso, siempre es preferible elegir el tipo de grasas consideradas como buenas.

La vitamina D también está presente en alimentos como los productos lácteos enriquecidos y en los pescados; sin embargo, no es considerado como la mejor forma. Lo mejor que podemos hacer es convertir nuestro colesterol en vitamina tomando el sol con regularidad, dentro de los horarios determinados, evitando la exposición directa entre 10 y 16 horas.

La deficiencia de vitamina D es algo muy común, principalmente en razón de nuestra vida, cuando prácticamente solemos exponernos al aire libre. Sin embargo, la mayor parte de las personas no se dan cuenta de esta deficiencia fácilmente, ya que los síntomas no se presentan de forma tan evidente.

A lo largo del tiempo, sin embargo, la deficiencia de vitamina D puede provocar una serie de enfermedades, siendo las principales las que te presentamos a continuación.

1. Baja inmunidad

Una de las principales funciones de la vitamina D es la de fortalecer el sistema inmunológico, haciéndolo capaz de combatir los virus y bacterias que puedan provocar enfermedades. Cuando una persona se enferma con frecuencia, incurriendo principalmente en resfriados y gripe, su sistema inmunológico se encuentra endeble y esto ocurre en razón de la deficiencia de vitamina D.

En estos casos, además de la luz solar, la recomendación es que la persona haga uso de suplementos de vitamina D, siguiendo la recomendación médica; reduciendo, de esta manera, el riesgo de infecciones del sistema respiratorio.

2. Cansancio y fatiga frecuentes

Un estudio clínico sobre la frecuente aparición de fatiga y cansancio en las mujeres constató la estrecha relación de la deficiencia de vitamina D y estos síntomas. Las mujeres con niveles sanguíneos debajo de 20 ng/ml eran más propensas a quejarse de fatiga que las que tenían niveles mayores de 30 ng /ml.

Imagen vitamina d

Imagen vitamina d

3. Dolor de huesos y musculares

La presencia de vitamina D en nuestro organismo permite mantener la salud de los huesos, contribuyendo a que la estructura ósea pueda absorber mejor el calcio, esencial para los huesos sanos.

Dolor en la estructura ósea y de espalda pueden ser señales de niveles deficientes de vitamina D en nuestra sangre.
Los estudios médicos sobre la vitamina D han demostrado la relación entre la discapacidad y el dolor lumbar crónico. Cerca de 9 mil mujeres con dolor de espalda tuvieron participación, constatando que aquellas que tenían deficiencia de vitamina D eran más propensas a tener dolores en la espalda y en la estructura ósea, limitando sus actividades diarias.

4. Depresión

La deficiencia de vitamina D puede provocar síntomas de depresión, especialmente en personas adultas de la tercera edad. Estudios controlados han demostrado que el 65% de las personas que presentan síntomas de depresión también tienen niveles bajos de vitamina D en el organismo.

La situación puede agravarse principalmente durante el invierno, cuando hay menos incidencia de luz solar. Personas con depresión tratados con suplementos de vitamina D presentan sensible mejora en su calidad de vida.

5. Problemas de cicatrización

Uno de los síntomas de la falta de vitamina D en el organismo son los problemas de cicatrización. Una persona que se recupera más lentamente de lesiones o de cortes y cirugías normalmente presenta bajos niveles de vitamina D en el organismo.

La vitamina D aumenta la producción de los compuestos necesarios para la recuperación de los tejidos, como el colágeno, reduciendo el tiempo para la recuperación de cortes y lesiones.

La vitamina D también juega un papel importante en el control de infecciones y en la inflamación, principalmente cuando estos problemas se presentan en un portador de diabetes; quien es más propenso a desarrollar infecciones.

6. Osteoporosis

Como la vitamina D es fundamental para la absorción de calcio por nuestra estructura ósea, su deficiencia puede provocar, a partir de la tercera edad, la pérdida de la masa ósea generalizada, provocando osteoporosis, por lo que los huesos se vuelven cada vez más quebradizos y frágiles.

La suplementación con calcio no resuelve el problema cuando hay deficiencia de vitamina D, ya que esta complementa la acción del organismo para absorber el mineral.

La baja densidad de calcio y de otros minerales en la estructura ósea hace que las personas con osteoporosis presenten un mayor riesgo de fracturas. Con la suplementación de vitamina D y calcio, estos riesgos pueden ser minimizados.

7. La calvicie causada por la alopecia

La pérdida de pelo (alopecia) se puede atribuir a muchas causas, incluyendo factores genéticos, estrés u otras condiciones físicas y psicológicas. Sin embargo, cuando una persona comienza a perder pelo más rápidamente, la situación puede ser resultado de alguna enfermedad o deficiencia de nutrientes.

En las mujeres, la principal razón para la caída de cabello puede ser asociada a la deficiencia de vitamina D. La alopecia areata, una enfermedad autoinmune que provoca la pérdida del cabello en la cabeza y de vello en diversas partes del cuerpo, se asocia al raquitismo, un problema que afecta a los huesos, principalmente en los niños, en razón de la deficiencia de vitamina D.

Los niveles bajos de vitamina D están estrechamente vinculados al desarrollo de la alopecia. La suplementación con vitamina D puede reducir la pérdida de cabello y los efectos negativos de la alopecia.

8. Dolores musculares

Los dolores musculares pueden ser causados por el exceso de ejercicio, por el trabajo pesado o por un estilo de vida sedentario. Sin embargo, una de las principales causas para el dolor muscular también es la deficiencia de vitamina D, tanto en adultos como en niños.

El receptor de la vitamina D está presente en nuestras células nerviosas, los nociceptores, que llevan la sensación de dolor hasta el cerebro. La deficiencia de vitamina D provoca una mayor sensibilidad celular, por lo que nuestras células se encuentran más propensas a sentir un dolor que se extiende por los músculos.

Con la suplementación de vitamina D y la exposición adecuada al sol, la deficiencia de vitamina D puede ser suplida, eliminando los dolores musculares.

Conclusión sobre enfermedades por falta de vitamina d

La vitamina D es de suma importancia para nuestra salud. Si no nos exponemos al sol con frecuencia, podemos desarrollar, con el tiempo, una serie de problemas de salud; como los presentados anteriormente.

Si no existe posibilidad de tomar el sol con frecuencia, trata de tomar suplementos de vitamina D para ayudar a mantener tu salud en un óptimo estado.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies