Gingivitis, un atentado contra la sonrisa

Una bella sonrisa es la clave para un rostro hermoso y saludable, y para lograrla no sólo es importante tener unos dientes blancos y limpios sino también unas encías sanas.

La enfermedad de las encías, conocida como gingivitis, es sin dudas uno de los principales enemigos de nuestra salud bucal. Esta enfermedad es usualmente generada por un incorrecto cepillado dental, que permite que la placa bacteriana permanezca y se acumule en la línea gingival de los dientes, convirtiéndose en sarro.

Algunos otros factores como el embarazo, la pubertad y los anticonceptivos, también pueden contribuir a su aparición y desarrollo.

Gingivitis

Gingivitis

Pero, ¿cómo saber si nuestras encías están enfermas?

Por lo general la gingivitis se manifiesta en un enrojecimiento y sangramiento de las encías. Al principio, el sangrado aparece cuando cepillamos muy fuerte o cuando comemos algún alimento duro, como por ejemplo, una manzana. Eventualmente y sin el tratamiento adecuado, la gingivitis puede progresar y convertirse en una periodontitis, un cuadro más severo e irreversible que conduce a la pérdida de los dientes.

¿Cómo se puede prevenir la gingivitis?

El tema del correcto cepillado de los dientes, puede parecer gastado y reiterativo; nos lo enseñan de niños, nos los repiten de adultos y los trasmitimos a nuestros hijos. Sin embargo, muchas veces olvidamos cómo aplicar la teoría que sabemos de memoria.

Para evitar la gingivitis no hay otra fórmula mágica:

Un cepillado profundo y prolongado, sin usar excesivas cantidades de pasta dental, por lo menos dos veces al día y haciendo énfasis en el cepillado nocturno.

El uso del hilo o seda dental
, diariamente, para eliminar aquellos restos de comida de los lugares a donde no pudimos llegar con el cepillo.

Visitar al dentista para una limpieza por lo menos dos veces al año
. Si has tenido previamente problemas con tus encías, debes realizártela cada 4 meses.

Al detectar síntomas de gingivitis, ¡no pierdas tiempo! Recuerda que en sus primeras fases es reversible, pero sin el adecuado tratamiento, las consecuencias pueden ser lamentables. ¡Una bella y sana sonrisa merece el esfuerzo!

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies