¿Qué es el glaucoma? Causas y síntomas. Tipos de glaucoma

El glaucoma es una enfermedad grave que surge a raíz del aumento de la presión intraocular. La pérdida de visión es consecuencia de la destrucción de las células ganglionares (nervio óptico), una estructura que conecta el ojo al cerebro occipital y que es responsable de la conducción de las imágenes de la retina hasta el cerebro.

La presión ocular (presión interna del globo ocular o tensión ocular) debe mantenerse dentro de ciertos límites, alrededor de los 15 mm Hg (presión normal del ojo) aunque puede oscilar entre los 10 y 22 mm de Hg (valores límite), siendo una condición esencial para garantizar el correcto funcionamiento del ojo. Existen varios factores que contribuyen a la conservación de la presión intraocular en los valores normales, destacando la producción del humor acuoso.

El humor acuoso es un líquido transparente, compuesto por agua y sales disueltas. Tiene la función de nutrir la córnea y el cristalino, además de regular la presión interna del ojo (presión intraocular). El líquido se localiza en la cámara anterior y posterior del globo ocular.

La cámara anterior se localiza entre la córnea y el iris; y la posterior entre el iris y el cristalino. El humor acuoso es producido constantemente por el cuerpo ciliar y es drenado por la malla trabecular, manteniendo la presión ocular normal. Si el drenaje del humor acuoso no se hace en cantidades iguales a las de la producción del mismo, las presiones oculares aumentan, causando glaucoma en los ojos y el consecuente daño irreversible del nervio óptico.

Esquema de ojo sano y ojo con glaucoma

Esquema de ojo sano y ojo con glaucoma

El nervio óptico es comparable a un cable eléctrico formado por numerosos cables, los axones. En los pacientes con glaucoma, estas fibras se encuentran atrofiadas, haciendo imposible la conducción de las imágenes hasta el cerebro. En segundo lugar, se verifica la aparición de escotomas en el campo visual y con el evolucionar de la enfermedad, el glaucoma provoca la pérdida progresiva de la visión.

El glaucoma ocular es una enfermedad, habitualmente asintomática en las fases iniciales y que puede provocar ceguera o pérdida de visión severa, si no es diagnosticada y tratada de manera oportuna y adecuada.

Glaucoma – Causas

Las causas de glaucoma pueden ser de diverso orden, en particular, obstrucción del trabéculo o el aumento de la producción de acuoso. En relación a la obstrucción del trabéculo puede ser congénito, por la persistencia de la membrana de Barkan o adquirido, por depósito de pigmentos o porque el ángulo irido-corneano está cerrado. El aumento de la producción de humor acuoso está normalmente asociado a la inflamación del cuerpo ciliar.

El origen del glaucoma ocular también puede estar asociado a algunas enfermedades. Entre las enfermedades, se destaca la diabetes, que es una de las principales causas del glaucoma, principalmente por el elevado número de pacientes que padecen actualmente esta patología.

Glaucoma – Síntomas

Los síntomas de glaucoma ocular más frecuentes son escotomas (manchas oscuras) en el campo visual periférico. Para entender mejor, imagina que estás viendo una película en el cine y que no puedes ver la pantalla completa, solo ves la parte del medio, como si estuviera mirando por una especie de túnel. En el ojo con glaucoma, a medida que evoluciona la enfermedad, las manchas van aumentando y la visión se deteriora.

Síntomas y signos como ojos rojos, ojos llorosos, fotofobia (sensibilidad a la luz), dolor en los ojos y dolor de cabeza son también frecuentes.

Los síntomas de glaucoma sólo se detectan, de un modo general, en una fase avanzada de la enfermedad, esto es, cuando cerca de 50% de las células ganglionares están atrofiadas. En el glaucoma, los síntomas iniciales o son inexistentes o son prácticamente imperceptibles, progresando la enfermedad en fases avanzadas de forma «silenciosa». Es decir, en un principio, la enfermedad es asintomática (sin síntomas), sin embargo con el evolucionar del glaucoma van apareciendo los primeros síntomas.

Si el glaucoma no es tratado, la enfermedad puede conducir a la lesión permanente del nervio óptico, causando alteración progresiva del campo visual, pudiendo progresar hacia la ceguera.

Tipos de glaucoma

Tipos de glaucoma

Tipos de Glaucoma

Aunque existen varias clasificaciones, dividimos el glaucoma en cuatro tipos diferentes. Conozca, a continuación, cada uno de los tipos de glaucoma ocular.

El Glaucoma de ángulo abierto

El glaucoma de ángulo abierto (también conocido como glaucoma crónico) es el más frecuente en el adulto, representando cerca del 80% de los casos. En este tipo de glaucoma, el aumento de la presión intraocular es progresivo, y la pérdida de la visión y el campo visual es constante.

Es un tipo de glaucoma asintomático (sin síntomas) hasta la pérdida de aproximadamente el 50% de los axonios del nervio óptico. El diagnóstico precoz de este glaucoma, por el oftalmólogo, es de primordial importancia de la forma de tratar a tiempo la enfermedad.

Glaucoma neovascular

En el glaucoma neovascular están presentes presiones intraoculares muy elevadas. Uno de los síntomas es el dolor y los ojos rojos asociados a procesos inflamatorios. Este tipo de glaucoma ocular tiene una evolución rápida.

Glaucoma congénito

Hablamos de glaucoma congénito cuando el niño ya nace con la enfermedad. El glaucoma infantil (en los niños) se diagnostica fácilmente, ya que es patente el aumento del globo ocular con la córnea aumentada y borrosa. Estas anomalías se derivan de un aumento de la presión intraocular en el embarazo o durante los primeros seis meses de vida.

Glaucoma agudo

En el glaucoma agudo (también conocido como glaucoma de ángulo cerrado), la presión intraocular aumenta de forma abrupta. En el glaucoma agudo, los síntomas y signos incluyen, hipo visión, ojo rojo y dolor ocular, de tal forma intensa que, a veces, provoca crisis de las náuseas y los vómitos. Cuando esto ocurre, estamos ante una situación de urgencia clínica.

Sin la intervención de un médico en las primeras cuatro a seis horas después de la crisis, el paciente con glaucoma agudo puede perder la visión (ceguera) de forma irreversible.

Glaucoma: cómo prevenir

Una enfermedad silenciosa y menos conocida de lo que se debe alcanza es el glaucoma, que alcanza al 2% de las personas por encima de los 40 años.

Esta enfermedad está relacionada con la presión ocular. En donde, cuanto mayor sea la presión, mayor será la probabilidad de lesión en el nervio óptico y la consecuente pérdida de campo visual.

Esta pérdida de visión es evitable si el problema es diagnosticado en el inicio. Sin embargo, muchas veces las personas sólo ven en estas áreas ciegas después de que el nervio óptico ya ha sufrido un gran daño. Cuando todo el nervio es destruido, se produce la ceguera. El glaucoma afecta a personas de 60 años o más en la mayoría de las veces, y también a las personas con miopía, historial familiar de glaucoma, lesiones oculares previas, antecedentes de anemia aguda y negros.

Hay dos tipos principales de glaucoma: el crónico de ángulo abierto (más común) y el de ángulo cerrado. El primero se produce debido envejecimiento de la población y suele afectar a la visión de forma tan dolorosa y gradual que la persona sólo se da cuenta del problema cuando el nervio óptico está bastante perjudicado.

Cuando la presión del ojo aumenta rápidamente, tienen el glaucoma de ángulo cerrado. Los síntomas incluyen la pérdida repentina de la visión o visión borrosa, náuseas, vómitos, dolor fuerte en el ojo, dolor de cabeza y halos coloreados alrededor de las luces. Es fundamental no confundir estos síntomas con los de la migraña, lo que perjudica el tratamiento. Es necesario comprobar si los ojos no están enrojecidos, indicando una urgencia oftalmológica.

Otro tipo menos común de glaucoma es el crónico de ángulo cerrado (cuando se produce un cierre gradual y sin dolor del ángulo), que afecta a más personas de origen africano o asiático. Además, hay otros tipos raros de la enfermedad, como el glaucoma congénito y el juvenil, que aparece en niños y adultos jóvenes.

Para detectar el problema, la persona debe ir al oftalmólogo y pasar un examen completo y sin dolor. En él, el especialista va a medir la presión ocular del paciente (tonometría), comprobar el ángulo de drenaje del ojo (gonioscopia), determinar si hay lesión del nervio óptico (oftalmoscopio) y probar el campo de visión de cada ojo (perimetria). En caso de que la enfermedad ya exista, estos mismos exámenes se hacen como forma de seguimiento de la enfermedad. Y son vitales para prevenir la pérdida total de la visión.

El especialista indica que los pacientes con menos de 40 años deben hacer exámenes cada dos años. Sin embargo, las visitas al oftalmólogo pasan a ser anuales si hay en la familia otros casos de glaucoma, tomar medicamentos de esteroides, tiene más de 50 años, de ascendencia africana o asiática, o si ha sufrido alguna lesión ocular grave.

Es importante destacar que el glaucoma lleva a la ceguera y esta lesión generalmente es irreversible. El uso de colirios, medicamentos y cirugías pueden prevenir o bloquear la aparición de lesiones.

Posibles tratamientos para controlar el glaucoma

Medicamentos: el uso de gotas para los ojos aplicado varias veces al día, a veces combinado con medicamentos por vía oral.

Cirugía láser: en el caso del glaucoma de ángulo abierto, el ángulo de drenaje es tratado (en este caso, el láser aumenta el drenaje y controla la presión). Si es el glaucoma de ángulo cerrado el láser se encargará de crear un agujero en el iris (iridotomia) para mejorar el flujo de humor acuoso para el ángulo de drenaje.

Cirugía convencional: controla el glaucoma mediante la creación de un nuevo canal de drenaje, de forma que el humor acuoso sale del ojo y la presión intraocular baja.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad