Hábitos que fortalecen el sistema inmunológico

1. Buena higiene

Es posible prevenir una serie de enfermedades y fortalecer el sistema inmunológico sólo siguiendo las buenas costumbres de higiene como lavarse las manos antes de comer y después de ir al baño, usar un pañuelo al estornudar y evitar tocar nuestro rostro ‘todo el tiempo’. Esto evita la transmisión de virus, bacterias y hongos debido al contacto directo con superficies contaminadas.

2. Aliméntate correctamente

Nunca hay que subestimar el poder de la alimentación sobre nuestra vida. Una dieta saludable contiene una abundancia de alimentos ricos en sustancias defensoras del organismo. Una porción de vegetales, por ejemplo, puede contener más de 100 fitoquímicos diferentes que estimulan el sistema inmunológico a trabajar, previniendo enfermedades y el cuidado de la salud. Por eso, haz de la comida un remedio natural y añade más frutas y vegetales a tu menú diario.

3. Consumir probióticos

El exceso de azúcar, carbohidratos y alcohol altera la flora intestinal. Para recuperarla, debemos de consumir alimentos con probióticos, elementos que se encuentran en yogures y leches fermentadas. Este pequeño cambio de hábito puede ayudar a eliminar los virus que causan los resfriados y la gripe, por ejemplo; ya que estaremos estimulando y reforzando nuestro sistema inmunológico.

4. Masaje + sauna = combinación detox

Entre los efectos benéficos de este tipo de práctica, se encuentran: el alivio del estrés, la mejora de la circulación y el aumento natural de la acción de los anticuerpos que combaten las bacterias y los virus. Así mismo, un baño de sauna de vez en cuando también estimula el sudor y la eliminación de toxinas del cuerpo.

5. Consume té verde

Además de hidratarnos, al consumir té verde podremos eliminar las toxinas de su cuerpo. Como seguramente ya habrás leído o escuchado, los beneficios del té verde son innumerables: es un gran aliado si deseamos adelgazar, nos ayuda a combatir los resfriados y la gripe, y cuenta con un increíble poder antioxidante para evitar el envejecimiento prematuro y otras enfermedades. Por ello debemos de incluirlo en nuestra dieta, consumiéndolo con frecuencia, de preferencia, por las mañanas.

6. Ve a la cama temprano

Dormir lo suficiente todas las noches debería de ser una obligación y no una excepción, como muchas personas suelen hacerlo. Nuestro cuerpo necesita dormir para recargar las baterías; así mismo, el sistema inmunológico se ve reforzado en los momentos de descanso de nuestro organismo. Para mantener tu mente y el físico en la mejor de las condiciones, trata de dormir al menos ocho horas por noche.

7. Practica alguna actividad física

Vamos, repite el mantra: “el ejercicio hace bien, el ejercicio hace bien…”. Practicar alguna actividad física contribuye eficientemente para mantenernos saludables, tanto física como mentalmente. ¿Qué más podemos pedir? Caminar, nadar, correr o andar en bicicleta durante media hora todos los días puede ser muy útil física y psicológicamente, mejorando todo el funcionamiento del organismo, fortaleciendo nuestras defensas y beneficiando a nuestro estado de ánimo.

Así, poniendo en práctica los 7 hábitos que hemos enlistado anteriormente, obtendremos un sistema inmune sano, capaz de hacer frente a una larga lista de enfermedades.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad