Hipertensión Arterial Pulmonar: ¿cómo es tener esta enfermedad?

Una mujer brasileña cuenta cómo descubrió que padecía de este problema de salud: la hipertensión arterial pulmonar que causa cansancio y falta de aire; además, nos hablas de los desafíos que supone la lucha contra esta enfermedad.

La llamada hipertensión arterial pulmonar (HAP) es rara: se estima que 350 mil personas en el mundo sufren con ella. La brasileña Queli Granizo es una de ellas — y contó su historia en homenaje al 5 de mayo, fecha utilizada para concienciar a la población sobre esta enfermedad sumamente peligrosa, cuya tasa de mortalidad llega a 43% en tan sólo cinco años.

“Los primeros síntomas que sentí fueron una falta de aire fuerte y cansancio extremo. Al buscar varios médicos, llegué a ser tratada como si tuviera un cuadro de estrés”, recuerda Queli. “Trabé una larga lucha para alcanzar el diagnóstico correcto. Sólo en febrero de 2015, casi un año después, me enteré de tener hipertensión arterial pulmonar“, completa.

HAP – Hipertensión Arterial Pulmonar

La detección precoz es realmente uno de los grandes retos de este trastorno denominado HAP (Hipertensión Arterial Pulmonar). Hasta que por tratarse de una enfermedad rara, en la que los síntomas pueden confundirse con los de los demás mortales, muchas veces la persona pasa un buen tiempo sin saber lo que la aqueja (tiempo en que la enfermedad daña y debilita cada vez más al organismo).

El neumólogo Roger Rufino, médico de Queli y profesor de la Universidad del Estado de Río de Janeiro, resalta que la señal inicial generalmente es la falta de aire, especialmente durante una actividad física. Pero el cuadro evoluciona a la fatiga extrema, mareos, piel azulada, dolor en el pecho, entre otros síntomas. Una vez con la sospecha del mal, el individuo pasa por una lista de exámenes para confirmar la presencia de la condición; siendo que en algunos casos, puede no ser descubierta y, por lo tanto, no es tratada.

Pero volvamos a la historia de Queli: “En el momento del diagnóstico, estaba embarazada y tuve que esperar por el gran sueño de mi vida: darle pecho a mi bebé recién nacido. Yo sólo pude iniciar mi tratamiento tras el nacimiento de mi hijo”, dice. El doctor Rufino aclara: “Estamos preocupados, porque la indicación es la de que las mujeres no den pecho a sus hijos (esto las debilita aún más). Pero ella y el bebé lo han conseguido”, celebra.

Ilustración Hipertensión Arterial Pulmonar

Ilustración Hipertensión Arterial Pulmonar

La buena nueva es que el abanico de medicamentos contra la HAP año con año está aumentando. Recientemente, una nueva terapia — la macitentana — fue aprobada por la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa). “El remedio me devolvió el aliento y volví a realizar actividades del día a día, como llevar a mis hijos a la escuela, limpiar la casa e ir al médico sola”, cuenta.

“Con el tratamiento adecuado, la supervivencia aumenta. Es una vida con limitaciones, pero que da para ser experimentada casi normalmente”, asegura Rufino. El problema, hoy, es el de obtener acceso a los medicamentos más modernos, bastante caros. Por lo que se espera que en años venideros, el avance en la tecnología médica permita que más personas puedan tratar este problema de salud de  la hipertensión arterial pulmonar sin que esto suponga un fuerte golpe en la economía familiar.

Si tú o algún conocido presentan alguno de los síntomas que anteriormente hemos presentado, no duden en acudir al médico; ya que un trastorno precoz es óptimo para un tratamiento correcto de la hipertensión arterial pulmonar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies