Intoxicación por salmonella: conoce los síntomas y el tratamiento

La intoxicación por salmonella es una enfermedad que normalmente se transmite por alimentos contaminados, como huevos, carnes y derivados de la leche, y que suele ser bastante desagradable (e incapacitante) durante alrededor de una semana.

La salmonella es una bacteria que pertenece a la familia enterobacteriacae. Ha sido objeto de estudios desde hace más de 100 años y fue descrita por primera vez por un científico estadounidense llamado Salmon, que dio origen a su nombre.

¿Qué es la intoxicación por salmonella?

La salmonella se transmite al hombre a través de la ingesta de alimentos contaminados, especialmente por medio de las carnes de aves como el pavo y el pollo. La bacteria marca su presencia en los alimentos de origen animal que tienen apariencia extraña y mal olor, es decir, que están deteriorados.

La transmisión también se produce cuando una persona, contaminada por la bacteria, manipula los alimentos. Las heces de los animales también pueden resultar contaminadas por esta bacteria

Principales síntomas de la bacteria de la salmonella

Los síntomas de la intoxicación por salmonella aparecen de 12 a 48 horas después de la ingestión del alimento contaminado. Los más importantes son:

  • Diarrea
  • Vómitos
  • Náuseas
  • Dolor abdominal
  • Dolor de cabeza
  • Deshidratación
  • Falta de apetito
  • Cólico
  • Malestar
  • Fiebre
  • Escalofríos

Los signos de la enfermedad se manifiestan por hasta siete días. Después de este período, la persona vuelve a sentirse bien, pero las bacterias permanecen en el cuerpo.

¿Cómo tratar la intoxicación alimentaria por salmonella?

Permanecer una semana con la intoxicación alimentaria es muy desagradable, por lo que vale la pena buscar atención médica. Así, el tratamiento para las víctimas de salmonella suele llevarse a cabo con hidratación por suero oral y antibióticos específicos. De esta forma, es posible atenuar los síntomas principales, como es el caso de la diarrea.

En algunos casos, la contaminación por salmonella puede resultar en complicaciones. Una simple intoxicación tiene probabilidades de evolucionar a una bacteremia, es decir, cuando las bacterias escapan del intestino y caen en la corriente sanguínea, por lo que la infección termina por invadir a otros órganos. Este tipo de empeoramiento del cuadro es más frecuente entre los niños y los ancianos, y debe de ser tratado inmediatamente.

¿Cómo evitar la salmonella?

Para no convertirse en una víctima de la salmonella, es preciso adoptar medidas preventivas, como lo son:

Lavarse las manos con agua corriente y jabón, antes de hacer las comidas.

No mezclar alimentos crudos y cocidos.

Quien prepara las comidas debe lavarse las manos con frecuencia.

Observar bien las condiciones de la carne antes de comprarla. Si está oscura, puede estar vencida y contaminada con salmonella.

Evita consumir carne cruda o en mal estado.

Bebe solamente leche pasteurizada o hervida.

Mantén los huevos siempre refrigerados

Siempre cuece la carne de pollo y de otros tipos de aves, como el pavo.

Usa una cucharadita de agua sanitaria para sanear verduras, hortalizas y frutas, o bien, desinféctalos con productos especiales para ello.

Mantén los utensilios de cocina limpios, como es el caso del cuchillo y la tabla para picar verduras, entre otros elementos.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad