La menopausia

La menopausia es un evento natural en la vida de cualquier mujer al alcanzar la edad mediana. Para muchas es tiempo de crecer y reencontrarse. Sin embargo, es también una etapa de cambios y transiciones, que pueden venir acompañados de variados síntomas, que en ocasiones entorpecen el disfrute pleno de la vida.

¿Qué es la menopausia?

La menopausia no es más que el último período menstrual en la vida de una mujer, al que le sigue la etapa conocida como post-menopausia.

Estos cambios demoran algunos años en completarse. Usualmente, comienzan a ocurrir entre los 45 y los 50 años de edad.

La causa fundamental que la provoca está asociada a la disminución en la producción del estrógeno. En un caso normal de menopausia, el cuerpo femenino dejará de producir la hormona gradualmente y comenzarán a parecer paulatinamente los síntomas relacionados con el proceso biológico.

Sin embargo, cuando los ovarios son sustraídos a través de una operación quirúrgica, la mujer puede experimentar con mayor fuerza los síntomas propios de la menopausia. Esto se debe a que el organismo, se ve desprovisto, de repente y no de manera gradual, del estrógeno necesario para su funcionamiento.

Las hormonas y sus funciones

Las hormonas son sustancias químicas producidas por el cuerpo, que controlan el funcionamiento de varios sistemas de órganos.

El estrógeno y la progesterona son las dos principales hormonas del cuerpo femenino y son producidas por los ovarios.

Al acercarse la menopausia, los ovarios disminuyen gradualmente la producción de estas dos sustancias. Es justamente, la falta de estrógeno, la causa principal de los síntomas propios de la menopausia.

¿Cuáles son los síntomas que causa la falta de estrógeno?

El estrógeno tiene estrecha relación con varias partes del cuerpo, por lo que la pérdida de esta hormona, puede traer consigo varias consecuencias. Algunas mujeres podrán atravesar el período de la menopausia sin complicaciones, aunque serán muchas las que experimentarán sus efectos.

Períodos irregulares son las primeras señales de la menopausia. Otras manifestaciones frecuentes son las sudoraciones nocturnas y los calores.

Algunas mujeres pudieran sufrir sequedad vaginal y prurito, lo que puede dificultar el acto sexual al hacerlo, en ocasiones, doloroso. Otras pueden padecer ardor vaginal y/o problemas al orinar.

Pero no son sólo físicas, las consecuencias asociadas a este proceso. Las mujeres durante esta etapa suelen experimentar, además, algunos desórdenes emocionales tales como depresión, variaciones del estado de ánimo, cansancio extremo, sin saber a qué se debe. En muchos casos, se muestran ansiosas y pueden irritarse fácilmente por situaciones a su alrededor. Pueden sufrir, además, dificultad al concentrarse y pérdida de la memoria.

La menopausia

La menopausia

¿Qué puedes hacer para tener una menopausia mejor?

Si fumas, debes dejarlo. Esto beneficiará tu sistema cardiovascular, respiratorio y óseo. Si necesitas ayuda para eliminar este hábito, debes visitar a tu médico, quien te orientará y te ayudará a escoger el método ideal para ti.

Adoptar un programa de ejercicios moderados contribuirá a que mantengas la fortaleza de tus huesos y beneficiará tus sistema cardiovascular y respiratorio. Caminar es otra buena opción durante esta etapa.

Se aconseja, además, una dieta saludable que incluya una sustancial ingestión de calcio. Recuerda que durante la menopausia la principal meta deber ser mantenerte saludable para que disfrutes los años venideros.

¿Cómo saber si estoy en la pre-menopausia?

La pre-menopausia es la transición del periodo reproductivo al no reproductivo que por lo general comienza 10 años antes de la menopausia, teniendo su inicio alrededor de los 45 años de edad, aunque puede iniciar incluso un poco antes, alrededor de los 42 años.

La pre-menopausia se produce debido a la disminución en la producción de hormonas sexuales femeninas, lo que resulta en cambios en el cuerpo de la mujer con síntomas similares a los de la menopausia.

Así, este período es científicamente llamado climaterio, y constituye a un periodo natural en la vida de la mujer.

Cómo reconocer los síntomas de la pre-menopausia

Son signos y síntomas característicos de la pre-menopausia:

  • Inicialmente hay un acortamiento del ciclo menstrual que pasa de 28 a 26 días, aproximadamente.
  • Posteriormente hay un mayor intervalo entre las menstruaciones.
  • Puede ocurrir de vez en cuando una menstruación abundante.
  • Disminución del deseo sexual.

Para el diagnóstico de la pre-menopausia, el médico ginecólogo puede indicar la realización de un examen de sangre que examina los niveles de FSH, que deberá ser realizado en 2 o 3 días diferentes. Cuanto más alto esté el valor, más cerca estará la menopausia.

¿La pre-menopausia necesita tratamiento?

El tratamiento para la pre-menopausia no siempre es necesario, pero si la mujer siente muchas molestias, puede recurrir a la píldora anticonceptiva combinada, o colocarse el DIU Mirena, para evitar el embarazo y regularizar la menstruación hasta que se instale la menopausia.

Tratamiento natural para la pre-menopausia

Para combatir la tensión pre menstrual – TPM que tiende a ser más intensa en la pre-menopausia, se puede utilizar:

  • Aceite de onagra
  • Agnocasto (Vitex agnus-castus L.,)
  • Dong quai (Angelica sinensis)
  • Suplemento dietético de cromo y magnesio

Practicar al menos 30 minutos de ejercicios físicos todos los días también es indicado para garantizar un buen tono muscular, huesos fuertes y el mantenimiento del peso; ya que con el envejecimiento el volumen muscular disminuye y es reemplazado por grasa, y esta modificación hace que el metabolismo se vuelva más lento, lo que facilita el depósito de grasa, principalmente en la zona del vientre.

¿Cómo puede ayudar la dieta?

En relación con la alimentación en la pre-menopausia es indicado:

  • Incluir semillas de linaza en la dieta diaria.
  • Aumentar el consumo de calcio, presente en alimentos como la soja, pescado, verduras y lácteos.
  • Evitar los alimentos ricos en cafeína, bebidas alcohólicas destiladas o fermentadas.
  • Beber bastante agua.
  • Reducir los alimentos grasos.
  • Disminuir el consumo de azúcar refinado.

Estas medidas son importantes para evitar que la mujer suba de peso de manera poco saludable y para que cruce esta fase de una forma más cómoda. Es importante que la mujer tenga un poco más de cuidado con la belleza en la pre-menopausia, como lo es el cuidado de la piel, cabello y uñas. Algunos consejos en estos casos incluyen usar productos a base de queratina en el cabello y en las uñas y tomar un suplemento de colágeno para mantener la piel y las articulaciones firmes.

¿Es posible quedar embarazada en la menopausia?

La menopausia es el periodo de vida en que la mujer pasa 12 meses sin menstruar, y esto ocurre más a menudo entre los 48 y 51 años de edad, marcando el final de su período reproductivo. Naturalmente, la mujer no puede quedar embarazada después de la instalación de la menopausia, pero es posible quedar embarazada cuando la mujer aún está entrando en la menopausia, un período llamado climaterio, donde están presentes síntomas como dolor de cabeza, olas de calor y menstruación irregular.

Así, si la mujer no está usando ningún método anticonceptivo y sigue teniendo un contacto íntimo, puede quedar embarazada; por ello, si este no es tu deseo, debes continuar usando métodos anticonceptivos para evitar el embarazo no deseado.

¿Cómo es el embarazo en el climaterio?

El embarazo durante el período de la pre-menopausia puede ser de riesgo tanto para la mujer como para el bebé. Los síntomas son los mismos que los de un embarazo común, con mareo por la mañana, la somnolencia, cambios de humor, y la principal diferencia es que la mujer puede descubrir que está embarazada más tarde, ya que el retraso menstrual es uno de los primeros síntomas que caracterizan el embarazo, pero en este caso, se espera no estar presente todos los meses.

Después de descubrir el embarazo se debe ir al ginecólogo para iniciar el proceso de seguimiento necesario en cualquier embarazo. La mujer debe ir al médico todos los meses y realizar los exámenes de sangre y ultrasonido, por lo menos 1 vez al trimestre o cuando el médico los solicite para acompañar el desarrollo del bebé. Este cuidado es muy importante porque el embarazo después de los 40 años de edad tiene algunos riesgos, como por ejemplo el aumento de las posibilidades de diabetes gestacional, preeclampsia, aborto y parto prematuro; así mismo, también existe una mayor posibilidad de que el bebé tenga alguna enfermedad.

Cómo evitar el embarazo tardío

Para evitar el embarazo tardío, que puede ocurrir cuando la mujer está entrando en la menopausia, se recomienda tomar la píldora anticonceptiva o usar el condón en todo contacto íntimo.

Además se recomienda ir al ginecólogo para que evalúe la situación hormonal e indique si la mujer realmente ya se encuentra en la menopausia o si todavía está viviendo el climaterio y lo qué debe esperar de esa etapa de la vida.

¿Cómo quedar embarazada en la menopausia?

Después de la instalación de la menopausia, la mujer ya no puede quedar embarazada porque sus ovarios dejan de funcionar (no hay producción de óvulos). Sin embargo, si aún deseas quedar embarazada, el ginecólogo podrá indicar qué hacer, ya que hay tratamientos para quedar embarazada con técnicas de reproducción asistida, como la fertilización in vitro con el uso de óvulos de otra donante.

No obstante, antes de tomar la decisión de quedar embarazada en esta fase, la mujer debe hablar con su médico, ya que existen limitaciones que pueden dificultar este proceso e incluso perjudicar la vida de la mujer. Por lo que se necesitan de diversas consideraciones no sólo de orden personal, sino también médico.

Menopausia y actividad física

La actividad física es importante en cualquier momento del ciclo vital, pero a partir de la menopausia tiene características particulares, al ser éste un período en el que se incrementa el riesgo de padecer:

Menopausia y actividad física

Menopausia y actividad física

A partir de los 35 años las mujeres pierden masa ósea entre un 0,75 % y 1% por año, lo cual se incrementa a un 2% a 3% por año a partir la menopausia. El ejercicio puede inhibir o hasta casi revertir la osteoporosis relacionada al avance del tiempo y la situación hormonal de la mujer. También presenta otras ventajas:

  • Disminuye la incidencia de los típicos “calores”.
  • Las actividades aeróbicas diminuyen la ansiedad.
  • El entrenamiento de resistencia y de alta intensidad con una dieta adecuada reduce la incidencia de fracturas.
  • Cualquier actividad física produce una mejoría en los procesos naturales de la menopausia.
  • Cualquiera sea la condición física de la menopáusica, siempre es un buen momento para comenzar la actividad física, adecuada a las situaciones particulares.

Menopausia precoz: el agotamiento del ovario

La menopausia es la desaparición o cese definitivo de la menstruación y se caracteriza por una disminución en los valores de estrógenos circulantes. ¿Qué es la menopausia precoz y a quién afecta?

Término medio, la menopausia ocurre alrededor de los 45 a los 50 años en nuestra población. Sin embargo existen factores que pueden modificar la edad de aparición. Puede estar influida por factores familiares (con transmisión de una determinada característica de madres a hijas), factores psíquicos, económicos o sociales. Si la última menstruación aparece antes de los 40 años se considera precoz; si lo hace más allá de los 55 años, se considera tardía.

La menopausia precoz, o insuficiencia ovárica prematura, se presenta antes de los 40 años. Podríamos decir que la falla ovárica prematura es el factor causal de una menopausia precoz: es un proceso fisiológico que ocurre antes de tiempo. Existen otras causas de menopausia precoz cuyo determinante puede ser de origen químico, tóxico (producido por medicamentos), quirúrgico o radiante, como efecto secundario de la terapia radiante en casos de neoplasias.

La principal etiología de una menopausia precoz está dada por la extirpación quirúrgica de los ovarios (ooforectomía) o cualquier procedimiento quirúrgico, abdominal o pelviano cuya resolución involucre los anexos (trompa de Falopio y ovarios).

El ciclo menstrual normal está basado en mecanismos de compleja interacción entre el cerebro (hipotálamo-hipófisis) y el ovario. Esta interacción es influenciada por diferentes glándulas (tiroides, suprarrenales, etc.), las cuales actúan a nivel del sistema nervioso central, donde se sintetizan y liberan las hormonas que regulan el ciclo menstrual.

La disminución de la actividad de los folículos en los ovarios ocasiona elevación de los niveles sanguíneos de las hormonas folículo estimulante o FSH, y luteinizante o LH, con la consecuente disminución de los estrógenos y progesterona plasmáticos.

Por lo tanto durante la menopausia ocurre la suspensión irreversible de la función ovárica, lo cual se traduce en la declinación de la secreción hormonal, así como en la interrupción de la ovulación cíclica y, por tanto, de la vida fértil de la mujer.

Menopausia precoz

El perfil bioquímico de una falla ovárica prematura determinante de una menopausia precoz se caracteriza inicialmente por una relación FSH/LH mayor de 1, seguida por la elevación gradual del nivel sérico de FSH, hasta situarse por encima de 50 mUI/ml y el descenso de la concentración de estradiol sérico hasta situarse por debajo de 40 pg/ml. Lo mismo ocurre con estrógenos mas débiles como estrona y estriol, así como en los andrógenos ováricos testosterona y androstendiona.

En caso que el factor causante sea la extirpación quirúrgica, la exéresis de los ovarios determina la rápida instalación de un perfil hormonal con hipoestrogenemia marcada y rápida aparición de síntomas como calores o tuforadas.

En caso que la paciente no reciba el tratamiento hormonal sustitutivo aparecen síntomas de depresión, no sólo por su menopausia, sino que consideran que han perdido su condición de mujer, trastornos en la memoria de fijación, insomnio, sequedad vaginal y dispareunia o dolor con las relaciones sexuales.

El impacto fisiológico de la deficiencia hormonal menopáusica es el resultado de la alteración de las funciones de las hormonas ováricas. En consecuencia, la menopausia se acompaña de alteraciones neuropsicológicas, cambios desfavorables en el perfil lipídico, en particular, aumento de colesterol unido a lipoproteínas de baja densidad (LDL) y descenso del mismo en las lipoproteínas de alta densidad (HDL), incremento de las cifras de presión arterial, atrofia de la glándula mamaria, del endometrio y del epitelio vaginal, e incremento de la actividad osteoclástica o reabsorción ósea. Por este último fenómeno se establece la pérdida de masa ósea que con el tiempo puede dar origen a una osteoporosis. Estos efectos, a su vez, conducen a una mayor incidencia de alteraciones cardiovasculares, fracturas y deterioro cerebral.

Por lo descrito anteriormente es de singular importancia el establecimiento de una terapia hormonal de reemplazo para prevenir los efectos de la caída de estrógenos circulantes, fundamentalmente las fracturas patológicas. No olvidemos la edad de estas pacientes, mujeres jóvenes que tienen una expectativa de vida bastante elevada y por ende una larga exposición a la ausencia de los efectos protectores de los estrógenos en sus organismos. Se debe fundamentalmente orientar la terapéutica a evitar la pérdida de masa ósea, o en caso que este evento haya ocurrido a la recuperación de la misma, ya que las fracturas patológicas tienen elevada morbimortalidad. Se debe restablecer el perfil lipídico, ya que la incidencia de enfermedad cardiovascular se eleva durante la postmenopausia en ausencia de tratamiento adecuado.

El deterioro interno de los huesos tras la menopausia

Investigadores de la Universidad de Columbia, en Nueva York, presentaron pruebas de que el tejido trabecular de los huesos puede sufrir un deterioro más rápido de lo que se pensaba, tras la menopausia.

El tejido trabecular o esponjoso, es el que forma la red interna de los huesos y es diferente del tejido externo o compacto. El primero representa un 25 por ciento del esqueleto y el segundo el 75 por ciento.

Los científicos han encontrado muestras del deterioro en esa red interna, a la que se denomina «arquitectura trabecular«, incluso en mujeres en las que la pérdida de la densidad mineral ósea (BMD, según su sigla en inglés), era muy modesta.

Deterioro de los huesos en la menopausia

Deterioro de los huesos en la menopausia

Robert Lindsay, profesor de medicina clínica de la Universidad de Columbia y jefe de Medicina Interna en el hospital Helen Hayes, ambos en Nueva York, explicó que la osteoporosis es una combinación de pérdida de BMD y de alteraciones en la arquitectura interna de los huesos. Ambas, dijo, «son responsables del aumento de la fragilidad del esqueleto», que puede conducir a peligrosas fracturas.

La osteoporosis afecta a cerca de 200 millones de mujeres en todo el mundo, en quienes el riesgo de sufrir una fractura a partir de los 50 años aumenta en torno a un 40 por ciento. Tras la menopausia disminuye la secreción de estrógenos, lo que en la mujer acelera la pérdida de masa ósea, que es común a todos los seres humanos a partir de los 35 años.

Para el investigador, no todos los problemas que se registran en los huesos, en el caso de mujeres que llegan pronto a la post-menopausia, pueden explicarse por la pérdida de densidad mineral o BMD. «Proteger la microarquitectura ósea juega un papel importante en la salud de los huesos«, afirmó.

El investigador informó también que el tratamiento diario con Actonel, un medicamento desarrollado por las compañías farmacéuticas Aventis y Procter and Gamble, disminuyó considerablemente el deterioro trabecular óseo en mujeres que han pasado la menopausia.

No Responses

  1. Pingback: ¿Qué es la osteoporosis? diciembre 19, 2013
  2. Pingback: Menopausia y actividad física septiembre 22, 2017
  3. Pingback: Menopausia precoz: el agotamiento del ovario septiembre 22, 2017
  4. Pingback: ¿Cómo prevenir la artritis? septiembre 22, 2017
  5. Pingback: Infarto en mujeres, los síntomas son diferentes septiembre 22, 2017
  6. Pingback: Síntomas de mioma septiembre 22, 2017
  7. Pingback: Nosotras cuidamos más de nuestros dientes septiembre 22, 2017
  8. Pingback: Osteopenia: el estado previo a la osteoporosis septiembre 22, 2017
  9. Pingback: Tratamientos para la osteoporosis septiembre 22, 2017
  10. Pingback: Cómo prevenir la osteoporosis septiembre 22, 2017

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad