Las 6 enfermedades bucales más comunes

Por ser oscura, caliente y húmeda, la boca es un ambiente propicio para la proliferación de diversas bacterias, y algunas de ellas son perjudiciales para la salud del cuerpo. Las patologías que afectan el tracto bucal pueden generar complicaciones y deben ser tratadas con seriedad; por lo que, así mismo, debemos practicar una cuidadosa higiene bucal, lo que constituye la mejor forma de evitar que aparezcan los cuadros más graves. Hoy nos encargamos de las enfermedades bucales más comunes.

En este post, te presentamos las 6 enfermedades bucales más comunes:

CARIES

Esta es una de las enfermedades bucales más comunes, especialmente entre la población infantil. La caries se origina por el daño que producen los ácidos liberados en el proceso de metabolización de los azúcares. Los ácidos provocan la desmineralización de los dientes, erosionando el esmalte y la dentina (estructuras calcificadas que componen la dentición). Surgiendo graves infecciones cuando hay un exceso de este ácido reaccionando en los tejidos dentales, pudiendo llegar a la destrucción total de los dientes más afectados.

Los síntomas relacionados con la caries implican dolor de diente incisivo (principalmente al comer dulces), dificultad para masticar y puede haber caída de dientes dañados. Para pasar lejos de los malestares de la caries, la práctica del cepillado adecuado y el uso regular de hilo dental son esenciales. Realizar el seguimiento de rutina con un dentista también ayuda a prevenir este padecimiento, siendo una de las enfermedades bucales más comunes.

Caries es una de las enfermedades bucales más comunes
PLACA BACTERIANA

También muy recurrente, la placa bacteriana se caracteriza por la formación de una película viscosa y de color alrededor de los dientes, la encía y la lengua. La película está formada por la acumulación de bacterias y restos de alimentos en los huecos que quedan entre los dientes y de las encías (debido al mal cepillado), y se vuelve más grave cuando hay consumo frecuente de azúcares. La placa bacteriana es la etapa inicial para la aparición de caries, mal aliento e infecciones en las encías.

La formación de una capa gruesa alrededor de los dientes, la retracción de la encía y el dolor de dientes son los síntomas más característicos de la placa bacteriana. Para evitarla, cepille los dientes con atención y regularidad, sin olvidar cepillar la lengua; además, debes hacer uso de hilo dental.

GINGIVITIS

La inflamación de la encía se da por consecuencia de la placa bacteriana: cuando hay una gran concentración de bacterias y restos de comida en los tejidos gingivales, se crea la condición perfecta para un cuadro de gingivitis.

La gingivitis provoca sensibilidad, hinchazón, enrojecimiento y sangrado de las encías, principalmente durante el cepillado. En cuadros más avanzados, surgen bolsas entre los dientes y la encía, y hay una gran predisposición para la halitosis. Para escapar de la gingivitis, la recomendación es la misma: el cepillado dental adecuado, acompañada del uso de hilo dental. Cuando la gingivitis ya se ha establecido, es necesario consultar a un dentista para que sea administrado el tratamiento más adecuado.

PERIODONTITIS

La periodontitis es una consecuencia de la gingivitis descuidada: se caracteriza por el compromiso de todos los tejidos y fibras que sostienen la dentición, debido a las bacterias alojadas en la región de la boca por largos períodos de tiempo. Cuando los procesos inflamatorios de la encía aumentan su proporción y llegan a los tejidos de soporte, puede haber caída de los dientes.

AFTA

Todo el mundo ha sentido el malestar de las aftas en algún momento de su vida. Estas pequeñas erupciones que aparecen en la mucosa bucal son causadas por un error del sistema inmunológico: el cuerpo interpreta pequeñas heridas en la boca como bacterias y las ataca, generando la úlcera. También puede ser provocada por los altos niveles de estrés, pocas horas de sueño, trastornos gastrointestinales, consumo de cigarrillo o la ingesta de alimentos muy ácidos.

HALITOSIS

También conocida como mal aliento, la halitosis es una condición incómoda que interfiere en la calidad de las relaciones interpersonales del individuo. Su causa está vinculada a la falta de cepillado de los dientes y sobre todo de la lengua, donde se acumulan bacterias y restos de alimentos que provocan mal olor. También puede estar relacionada con el tabaquismo, el alcoholismo o las infecciones bucales.

Halitosis, una de las enfermedades bucales más comunes

El síntoma principal de la halitosis es el mal olor, que es fácilmente percibido durante un diálogo con la persona que tiene la enfermedad, lo que genera un grave impacto en la autoestima y en la confianza de la persona.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies