Linfomas: Qué son, tipos y síntomas

Los linfomas son un tipo de enfermedades de estilo tumorales, es decir, neoplásicas, desarrollándose así en el sistema linfático, este tipo de cáncer se origina en el mismo ganglio linfático, en vez de extenderse a este punto como el cáncer de mamas o pulmón, generalmente la causa del mismo es debido a un fallo en la actuación de los linfocitos en el sistema, esta problemática genera una célula anormal que culmina siendo cancerosa, esta naturaleza de linfocitos pueden llegar a formarse en distintas zonas del cuerpo, como en la medula ósea, en distintos órganos o inclusive en la sangre.

Existen dos tipos de linfomas comúnmente conocidos como Linfoma de Hodgkin y el resto Linfomas No Hodgkineanos, el primero de estos deriva su nombre del científico que los descubrió, Thomas Hodgkin, este es el más generalizado y a la vez común, este es el caso de la formación de una masa anormal de estilo neoplásico afectado al tejido linfático, este al ser el más común posee una enorme incidencia. No obstante, solo representa el 1% de todos los casos de cáncer, aunque en los últimos años su formación se ha ido aumentando sobre todo en los países asiáticos como China, siendo más común en los hombres cercanos a los 30 años de edad.

Linfomas en el cuello

Linfomas en el cuello

Los Linfomas No Hogkineanos se derivan más que todo de los linfocitos T o B, los de este primer tipo se encargan de prevenir y eliminar las distintas bacterias, hongos y virus que puedan afectar al organismo, mientras que las de tipo B se encargan de la producción de anticuerpos para combatir elementos externos que afecten al cuerpo, se dice que esta división que produce el linfoma se debe a la infección de un virus, estos incluyen muchas distintas formas de linfomas que no plantea la investigada por Hodgkin.

Algunos de estos síntomas pueden ser difíciles de identificar oportunamente, esto se debe en mayor medida a que algunos de estos síntomas pueden llegar a identificar otra enfermedad debido a que son severamente generales, el síntoma más predominante es una sensación de ardor o aparición de hinchazón en las zonas externas de los ganglios linfáticos, es decir, en el cuello, la clavícula, la ingle, o cerca de las axilas.

Otros síntomas que si bien no son muy consistentes pueden ser claves es la presencia de fiebre, más que todo en la noche, tos continua, disnea, dolores de cabeza, cierta picazón en distintas partes del cuerpo sin razón aparente, cambios de temperatura, que pueden conllevar tanto a escalofríos como a constante sudor, otro aspecto resaltante es una notoria esplenomegalia, es decir un aumento del tamaño del bazo digestivo, algunos llegan a reportar pérdida de peso sin ningún motivo, normalmente la intensidad de los síntomas dependerá de la ubicación del linfoma como tal, en muchos casos solo se verá esta hinchazón que resultará completamente indolora en su primer etapa, posiblemente desaparecerá pero comúnmente vuelve con mayor prominencia.

Lamentablemente los síntomas de los linfomas pueden llegar a ser muy confusos, pero si nota la presencia de varios de estos de manera conjunta lo mejor es someterse a un examen médico para evitar mala fortuna.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies