Ortopedia, caminar no siempre es fácil

El amplio campo de la ortopedia y la traumatología ha avanzado en el tratamiento de las fracturas, cirugía reconstructiva articular, tumoral y artroscópica, y también en displasias óseas o acortamiento de extremidades.

El trauma es la principal causa de muerte entre los jóvenes, donde los accidentes de circulación son muy frecuentes. Por eso, los esfuerzos por mejorar los tratamientos ortopédicos y traumatológicos han sido siempre prioridad y han prestigiado a esta especialidad, erradicando la relación que antes se hacía entre la carpintería o la mecánica, y la otropedia y traumatología.

Entre los principales logros alcanzados están los avances tecnológicos en materia de imágenes, gracias a la tomografía axial computada, la cintigrafía y la resonancia magnética, que permiten un diagnóstico más certero.

Un gran avance ocurrió hace 30 años, cuando partió el desarrollo de las endoprótesis articulares, que revolucionaron el tratamiento de la artrosis, permitiendo devolver la funcionalidad a muchos pacientes que se encontraban prácticamente en situación de invalidez.

Otro factor importante en el avance de la especialidad fue el inicio de las técnicas de artroscopía, precursoras de la cirugía laparoscópica. «Hace ya 25 años que se está interviniendo en las articulaciones sólo a través de pequeñas incisiones«, se enorgullece el Dr. Marcelo Somarriva. Hoy se efectúa una variada gama de cirugías reconstructivas mediante esta técnica mínimamente invasiva. También ha ganado importancia la microcirugía, al actuar, como explica Somarriva, «sobre vasos sanguíneos y nervios. Además, se han desarrollado los transplantes óseos, que permiten el tratar efectivamente los tumores óseos».

Trauma

Trauma

Tratamiento actual de las fracturas

Casi siempre, el único tratamiento requerido ante una fractura es inmovilizar la extremidad fracturada cuando los extremos del hueso están alineados. Actualmente, la mayoría de los yesos están hechos no de yeso, sino de fibra de vidrio o plástico, y son más fuertes y livianos. Eso sí, acota el Dr. Somarriva, «en urgencias y para la inmovilización inicial, el yeso tradicional es más usado, por su moldeabilidad».

En el caso de que los extremos del hueso no estén alineados, se debe recuperar la posición original. El tratamiento que por lo general se efectúa es el llamado «funcional», en el que se permite, mediante inmovilizaciones con materiales termoplásticos, la función del miembro, lo que estimula la consolidación del hueso. Si se justifica un tratamiento quirúrgico, este se hace, por lo general, con implantes que garantizan la estabilidad de la fractura y la funcionalidad de la extremidad. Para este tipo de implantes, el titanio es el material más moderno, así como los materiales bioabsorbibles, que desaparecen una vez recuperada la fractura.

Para propiciar la curación del hueso, se ha desarrollado la estimulación ultrasónica y la electromagnética, agentes biológicos que simulan pastas de hueso y proteínas de crecimiento intervenidas genéticamente para activar procesos de curación. Optimista, el Dr. Marcelo Somarriva dice que «esta línea de desarrollo es muy promisoria y, en el futuro, de seguro habrá novedades«.

Cirugías reconstructivas

Gracias a agentes quimioterápicos que se aplican antes y después de la cirugía para el tratamiento de un tumor óseo, y gracias a bancos de tejido óseo para reemplazar el hueso, este cáncer ya no implica la amputación del miembro.

En el caso de acortamientos y diferencias de longitud de los miembros, al hueso se le puede hacer un corte respetando la membrana que lo recubre y luego someterlo a tracción gradual para generar nuevo tejido óseo, alargándose así las extremidades en personas de talla baja o en enanos acondroplásticos.

Otro tratamiento que significa un logro mayúsculo para la ortopedia y traumatología, junto con los reemplazos articulares, es la cirugía artroscópica. Se inserta una minúscula óptica conectada a una cámara de televisión haciendo que la incisión sea mucho más pequeña. Este procedimiento es usado para cirugía meniscal y de rótula, reparación de ligamentos cruzados, lesiones de cartílago, cirugía del hombro y como método auxiliar en la cirugía de fracturas articulares, entre otras. «Actualmente» informa Somarriva, «uno de los procedimientos más notables es la reconstrucción artroscópica del ligamento cruzado anterior, donde, con ayuda del artroscopio, se instala un nuevo ligamento al utilizar un injerto obtenido del mismo paciente«.

Casi en todas las articulaciones se puede efectuar un procedimiento con esta técnica, que cada año adquiere mayor importancia y desarrollo. Esto, estimulado por las escasas molestias para el paciente y el hecho de poder efectuarla prácticamente en forma ambulatoria, con la reducción de costos que eso significa.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad