Prevención del cáncer de mama

Los expertos dicen que una de cada nueve mujeres en América desarrollará cáncer de mama. Más de 45.000 mujeres por año mueren de esta enfermedad.

Quienes corren los mayores riesgos son las mujeres mayores de 65 años, las que ya han tenido cáncer en un pecho, las que tienen un familiar directo como madre o hermana que padece la enfermedad, las que no quedaron embarazadas, o lo hicieron por primera vez después de los 30 años de edad.

Sin embargo, la mayoría de las mujeres que tienen cáncer de mama no pertenecen a ninguno de estos grupos, y las causas aún no pueden ser identificadas. No obstante, un estudio cree que hay relación entre el consumo de carne roja con la incidencia del cáncer de senos, encontrando que se duplica el riesgo en mujeres que consumen la carne más cocida en comparación con las que se la comen más cruda.

En cuanto a técnicas de detección de la enfermedad, lo último es el desarrollo de un análisis de médula ósea que podría detectar el cáncer de mama y determinar mejor quiénes corren riesgos de sufrir recaídas. La Gaceta de Medicina de Nueva Inglaterra fue quien publicó esta noticia que aún no es una realidad masificada, y ni siquiera ha sido aprobada para su uso regular. Pero la idea es que en un futuro cercano, este examen ayude a determinar cuáles son los tumores que crecen más rápido y cuáles son los que crecen lentamente, lo cual es de gran utilidad porque los que crecen más lento pueden causar problemas, y deben ser tratados.

Las pruebas de médula ósea pueden servir, además, para que algunas pacientes no tengan que ser sometidas a tantas dosis de quimioterapia. Pero mientras no se hallan completado los estudios en esa área, los sistemas de detección del mal más utilizados siguen siendo la extracción de líquido o de una pequeña muestra del bulto que la mujer encontró en su seno para analizar, lo cual se realiza con anestesia local.

Cáncer de mama

Cáncer de mama

El éxito de cualquier tratamiento contra el cáncer pasará inevitablemente por el factor tiempo. Mientras antes se lo descubra, más posibilidades hay de sobrevivir. Por esto es que existen campañas mundiales que se refieren a la importancia de que la mujer se examine sus senos para comprobar que no halla un engrosamiento dentro del mismo o en la piel, que no se aprecie piel rojiza en el área del seno o cambio en la forma del seno o pezón, ni que exista retracción del mismo. Una secreción del pezón también debe ser motivo de consulta al médico.

Esa sencilla revisión deben hacerla las mujeres cada mes a partir de los 20 años. Después de los 35, además de eso, debe cada año realizarse una mamografía que podrá detectar mejor cualquier anomalía. Las mamografías pueden descubrir bultos mucho antes de que puedan ser palpados.

Mas informacion sobre este tema

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies