¿Qué es el Alzheimer?

El Alzheimer es un mal degenerativo que ataca el cerebro, causando la pérdida de las funciones cognitivas, tales como pérdida de memoria, capacidad de orientación en el tiempo o espacio y planificación de capacidad.

Este problema se inicia a través de los cambios en la memoria que será progresivamente avanzado incluso causando una dependencia total del paciente.

Según algunos estudios, unos 5 millones de personas tienen la enfermedad de Alzheimer en el mundo. Esta enfermedad a menudo se descuida en las primeras etapas y puede ser fácilmente confundida con un proceso normal del envejecimiento, porque la enfermedad afecta generalmente a personas mayores con más de sesenta y cinco años y en las primeras etapas la mayoría de los pacientes todavía son capaces de realizar todas sus actividades diarias y ejercicios normalmente, pero enfrenta una dificultad causada por los efectos de la depresión y la pérdida de la memoria.

El Alzheimer es una enfermedad que no tiene cura, algunos sencillos hábitos ayudan a prevenir y también a ralentizar el avance del problema, las normas existentes para combatir la enfermedad de Alzheimer y la prevención de este problema va desde la atención general a mantener una buena salud, como por ejemplo, el control de la presión arterial, el colesterol y el índice de azúcar en la sangre, ejercicios prácticos, actividades intelectuales y cuidados extras para evitar posibles traumas en la cabeza.

Los ejercicios físicos son muy importantes porque ayudan a mejorar la calidad de vida y mitigar los efectos causados por la enfermedad de Alzheimer y, por otra parte, la práctica ayuda a aumentar la circulación sanguínea, estimular todas las funciones del organismo.

Con el avance de la edad, algunos cambios en la memoria son comunes, sin embargo, los síntomas de la enfermedad van mucho más allá que un simple olvido en el día a día, porque los portadores de esta enfermedad tienen dificultad para comunicarse, aprender y todo esto termina por interrumpir el trabajo y actividades sociales y familiares incluso.

Como se trata una diagnosis difícil es extremadamente importante que las personas con más de 60 años, busquen un médico para mejor comprender los posibles síntomas, porque la detección temprana es la clave para una mejor calidad de vida y el control de la enfermedad.

Cerebro con Alzheimer

Cerebro con Alzheimer

10 señales de alerta para la enfermedad de Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad en la que el diagnóstico temprano es crucial para frenar su avance, ya que normalmente se agrava con el progreso de la demencia. Buscamos las señales de alerta para la enfermedad de Alzheimer.

Sin embargo, hay algunas señales importantes que pueden ayudar a identificar la enfermedad de Alzheimer de manera precoz, como:

  • La pérdida de memoria, especialmente de los acontecimientos recientes;
  • Dificultad para realizar tareas cotidianas como usar el teléfono o tareas en la cocina;
  • Desorientación, no identificar la fecha, la estación, donde se encuentra;
  • Problemas para entender algunas cosas o la dificultad para vestirse de acuerdo a la temporada, por ejemplo;
  • Los problemas de lenguaje, como olvidar palabras simples asociadas a la dificultad en la comprensión del habla y la escritura;
  • Repetir conversaciones o tareas, debido al olvido constante;
  • Cambiar el lugar de las cosas, como poner la plancha en el refrigerador, por ejemplo;
  • Estado de ánimo repentino balancea sin razón aparente;
  • Cambios en la personalidad con el fin de identificar a la persona apatía, confusión, agresividad o la desconfianza;
  • Pérdida de iniciativa, desinterés por las actividades habituales, apatía.

Estos síntomas se presentan de manera gradual junto a la pérdida de memoria que se vuelve cada vez más evidente, siendo el principal síntoma de la enfermedad de Alzheimer.

Cuando afecta a los jóvenes, estos síntomas pueden comenzar a aparecer alrededor de 30 años de edad, pero lo más común es que surjan a partir de los 70 años.

El diagnóstico de Alzheimer

Para hacer el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer es necesario observar diversos síntomas y signos de demencia. Por otra parte, para confirmar qué tipo de demencia tiene el paciente es necesario realizar de imagen como la resonancia magnética o tomografía computarizada.

El neurólogo puede realizar una serie de pruebas que pueden indicar deterioro de la memoria y la orientación. Ver una prueba de que se puede realizar en el hogar: prueba rápida para la posibilidad de estar con la enfermedad de Alzheimer.

Problemas cognitivos y otros síntomas del Alzheimer

Problemas cognitivos y otros síntomas del Alzheimer

El tratamiento para el Alzheimer

El tratamiento de la enfermedad de Alzheimer se realiza con la ingesta de medicamentos para reducir los síntomas de la enfermedad, tales como memantina, y es necesario llevar a cabo terapia y estimulación cognitiva.

Por lo tanto, ya que la enfermedad no tiene cura, el tratamiento debe ser instituido por la vida y es normal que la persona se vuelva dependiente de otros para realizar tareas cotidianas como comer, cepillarse los dientes o bañarse, y por lo tanto, es importante que haya un cuidador para ayudar al paciente y evitar riesgos de funcionamiento. Para obtener detalles sobre cómo tratar el Alzheimer leer: El tratamiento para el Alzheimer.

Primeros síntomas de la enfermedad de Alzheimer

Algunos factores atentan contra la temprana detección de la enfermedad de Alzheimer. Muchas personas cometen el error de atribuir síntomas como la pérdida de memoria, confusión y desorientación, al envejecimiento, sin darse cuenta que realmente algo anda mal.

En otros casos, los síntomas pueden comenzar a desarrollarse gradualmente y pasar inadvertidos por un largo período. También, algunas personas se rehúsan a reconocer que tienen un problema o simplemente, aún sabiéndolo, se niegan a visitar un especialista. Todo esto puede retrasar el diagnóstico temprano de la enfermedad.

Primeros síntomas de la enfermedad de Alzheimer

Primeros síntomas de la enfermedad de Alzheimer

Es vital visitar al médico tan pronto como los primeros síntomas aparezcan. No sólo es primordial para el paciente, sino para su familia, pues a partir del momento en que algún miembro de la familia es diagnosticado con éste o cualquier otro tipo de demencia senil, la dinámica del hogar cambia, y se deben preparar para afrontar la situación.

Primeros síntomas de Alzheimer: 10 signos de la enfermedad

Esta enfermedad degenerativa afecta a las funciones cerebrales, por lo que daña la memoria, el pensamiento y el lenguaje.

Descubre cuales son los primeros síntomas de Alzheimer y no sufras con el avance de esta enfermedad. Es muy importante estar alerta a los signos y buscar tratamiento médico cuanto antes.

Con el avanzar de la edad, el envejecimiento comienza a dar sus primeros signos. Es normal que la persona tenga dificultades para recordar acontecimientos y hasta repetir cosas que ya ha dicho, sólo que cuando esto se vuelve muy frecuente es señal de alerta.

El mal del Alzheimer es una enfermedad degenerativa y progresiva que ataca el cerebro y compromete las funciones cognitivas. No se sabe a ciencia cierta cuál es la causa de esta enfermedad, pero los médicos afirman que tiene conexión con la predisposición genética. En la mayoría de los casos, la víctima tiene más de 50 años de edad.

Como ya se ha dicho, el Alzheimer afecta a las funciones cerebrales del ser humano, poniendo en peligro no sólo la memoria, sino también la capacidad de razonamiento y lenguaje. Así que cuando los primeros signos de la enfermedad se manifiesten, es necesario consultar a un médico para obtener un diagnóstico preciso e iniciar el tratamiento.

A continuación te presentamos 10 síntomas de esta enfermedad:

1 – Pérdida de la memoria reciente

La pérdida de la memoria reciente es el principal síntoma de Mal de Alzheimer. La persona comienza a olvidarse de información obtenida recientemente. Este signo, sin embargo, sólo debe ser una preocupación si es algo recurrente. No te olvides que no recordar compromisos y cambiar los nombres de personas son dos situaciones normales del envejecimiento.

2 – Dificultades para realizar las tareas del día a día

Las tareas cotidianas, como cocinar o hacer una llamada, se hacen más difíciles para una persona con Alzheimer.

3 – Desorientación

En el inicio de la enfermedad, el paciente comienza a olvidarse de compromisos e incluso de la ubicación de ciertos lugares que frecuenta. Ejemplo: sale para ir a la farmacia, que se encuentra en la calle de abajo, y no sabe como volver a la casa.

4 – Razonamiento más lento

El razonamiento de una persona con Alzheimer tiende a ser muy lento. Por ello pasa a tener dificultades para comprender un texto o realizar una presentación en público. Usar ropa abrigadora en un día de calor, por ejemplo, también es una señal de que la capacidad de razonamiento lógico no va bien.

5 – Problemas para calcular

Algunas personas tienen dificultades, esto es normal. El paciente con Alzheimer, sin embargo, es incapaz de hacer cálculos simples y que antes eran realizados sin ninguna dificultad. En algunos casos, llegan a perder la noción en cuanto a la finalidad de los números.

6 – Guardar las cosas en el lugar equivocado

Quien sufre esta enfermedad comienza a guardar las cosas en lugares inadecuados, ya que pierde la noción del sentido común y razona de forma confusa.

7 – Mal humor

El estado de ánimo también termina siendo afectado por la enfermedad degenerativa. La persona se vuelve inestable y puede presentar mal humor en cualquier momento, sin motivo aparente. En algunos casos, también es común expresar sentimientos de miedo y desconfianza.

8 – Falta de iniciativa

El portador de la enfermedad también sufre con la falta de iniciativa, perdiendo la voluntad de realizar actividades comunes. Casi siempre, adquiere el hábito de estar mucho tiempo parado en frente de la televisión.

9 – Dificultad en el habla y en la escritura

El lenguaje es uno de los puntos más afectados por el Alzheimer, por lo que la persona pasa a presentar dificultades en el habla y en la escritura. Es común que olvide cómo se escribe una palabra simple o incluso no saber el nombre de un objeto que emplea en el día a día.

10 – Repeticiones

Durante una conversación, quien sufre de Alzheimer puede repetir varias veces la misma información. Esto sucede porque se está enfrentando a dificultades para retener la memoria reciente.

Principales síntomas del Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer, también conocida como el Mal de Alzheimer, es una enfermedad degenerativa del cerebro, y sus primeros signos y síntomas del Alzheimer están relacionados con cambios en la memoria, que son sutiles y difíciles de percibir en un primer momento, pero van empeorando a lo largo de los meses y los años.

Esta enfermedad es más común en personas de edad avanzada, y la evolución de los síntomas puede ser dividida en 3 fases, que son leve, moderada y grave, siendo que algunos de los signos clínicos iniciales se evidencia en problemas fisiológicos, como la dificultad de encontrar palabras, no saber dónde se está, dificultad para tomar decisiones y falta de iniciativa, por ejemplo.

Sin embargo, los síntomas de las diferentes etapas se pueden mezclar y la duración de cada fase puede variar de persona a persona. Además de esto, la enfermedad también puede ocurrir en jóvenes, una situación poco frecuente y de evolución más rápida, conocida como la enfermedad de Alzheimer precoz, de origen hereditario o familiar.

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad que causa la pérdida de memoria y genera otras discapacidades motoras y cognitivas. El diagnóstico precoz ayuda a la institución de un mejor tratamiento y mejorar la calidad de vida del individuo y su familia.

Algunos de los síntomas del Alzheimer que deben alertar a los familiares de los pacientes son:

  • Olvido frecuente, tales como nombres de olvidar, reuniones, números de teléfono, especialmente en lo que respecta a los últimos acontecimientos;
  • Dificultad para utilizar las palabras adecuadas en una conversación, haciendo frases difíciles de entender;
  • Perder la pista de la ubicación olvidar el lugar donde vas, donde usted está, o incluso cómo llegar a casa;
  • Olvídese de la fecha, día de la semana o del año que está en vigor.

Estos suelen ser los primeros síntomas del Alzheimer y con el tiempo otros síntomas típicos de la enfermedad van haciendo y la instalación de la pérdida de memoria cada vez más evidente.

Algunos síntomas del Alzheimer

Algunos síntomas del Alzheimer

La enfermedad se manifiesta generalmente después de los 70 años y aunque la genética no siempre es hereditaria. El diagnóstico se realiza con el análisis de los signos y síntomas asociados con estudios de imágenes que muestran el deterioro del cerebro. Aunque en la actualidad una gran cantidad de investigación en el área, el Alzheimer no es curable y el tratamiento consiste en reducir los síntomas del Alzheimer.

1. La fase inicial de la enfermedad de Alzheimer

En la etapa inicial, pueden aparecer síntomas del Alzheimer como:

  • Alteraciones de la memoria, principalmente dificultad para recordar los acontecimientos más recientes, como dónde se guardaron las llaves de casa, el nombre de alguien o un lugar donde se encontraba una persona, por ejemplo.
  • Desorientación en el tiempo y en el espacio, teniendo dificultades para encontrar el camino a casa o no saber el día de la semana o la estación del año en que se encuentra.
  • Dificultad para tomar decisiones simples, como planificar qué cocinar o comprar.
  • Repetir constantemente la misma información, o hacer las mismas preguntas.
  • Pérdida de las ganas de realizar actividades del día a día.
  • Pérdida de interés por actividades que antes solía hacer.
  • Cambio de comportamiento, por lo general cada vez más agresivo o ansioso.
  • Cambios de humor con momentos de apatía, risa y llanto en determinadas situaciones.

En esta fase, la modificación de la memoria pasa a situaciones recientes, y el recuerdo de situaciones antiguas permanece normal, lo que hace más difícil darse cuenta que puede tratarse de una señal de Alzheimer.

2. Fase moderada de la enfermedad de Alzheimer

Progresivamente los síntomas del Alzheimer comienzan a ser más evidentes y pueden surgir:

  • Dificultad para cocinar o limpiar la casa, dejando la estufa encendida, poniendo en la mesa los alimentos crudos o utilizando los utensilios adecuados para la limpieza de la casa, por ejemplo.
  • Incapacidad de hacer el aseo o quedarse con la misma ropa.
  • Dificultad para comunicarse, no recordando las palabras o diciendo frases sin sentido y con poco vocabulario.
  • Dificultad para leer y escribir.
  • Desorientación en lugares conocidos, perdiéndose dentro de la propia casa, orinando en el cesto de la basura, o confundiendo las habitaciones.
  • Alucinaciones, como escuchar y ver cosas que no existen.
  • Cambios en el comportamiento, quedándose muy quieto o excesivamente agitado.
  • Estar siempre muy desconfiado, principalmente de robos.
  • Alteraciones del sueño.

En esta fase, el anciano se convierte en dependiente de sus familiares, porque ya no puede hacer las tareas del día a día, debido a todas las dificultades y confusión mental.

3. Fase avanzada de la enfermedad de Alzheimer

En la fase más grave, los síntomas anteriores están presentes de una forma más intensa y surgen otros síntomas del Alzheimer, como:

  • No memorizar ninguna información nueva y no recordar la información antigua.
  • Olvidar a familiares, amigos y lugares conocidos, no identificando el nombre, ni reconociendo el rostro.
  • Dificultad para entender lo que sucede a su alrededor.
  • Tener incontinencia de orina y de heces.
  • Dificultad para tragar alimentos, pudiendo tener náuseas o tardar mucho para terminar una comida.
  • Presentar comportamientos inadecuados, como eructar o escupir en el suelo.
  • Perder la habilidad para realizar movimientos simples con los brazos y las piernas, como comer con una cuchara.
  • Dificultad para caminar, sentarse o ponerse de pie, por ejemplo.

En esta fase, la persona puede pasar a estar acostada o sentada todo el día y, si no se hace nada para evitar esto, la tendencia es que se vuelva cada vez más frágil y limitado. Así, puede llegar a necesitar el uso de una silla de ruedas o incluso quedarse en cama, convirtiéndose en dependiente de otras personas para realizar todas las tareas.

Cómo confirmar si es Alzheimer

Para hacer el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer, se debe consultar con el geriatría o neurólogo, que podrá:

  • Evaluar la historia clínica de la persona y observar los signos y síntomas de la enfermedad;
  • Indicar la realización de pruebas como la resonancia magnética, la tomografía computarizada y exámenes de sangre;
  • Hacer pruebas de memoria y la cognición, como el Mini Examen del estado Mental, Test del Reloj y la prueba de fluidez verbal.

Estas evaluaciones pueden indicar la presencia de una alteración de la memoria, además de excluir otras enfermedades que también pueden causar cambios en el cerebro, como la depresión, derrame cerebral, hipotiroidismo, VIH, sífilis avanzada u otras enfermedades degenerativas del cerebro, por ejemplo.

En caso de que se haya confirmado la enfermedad de Alzheimer, el tratamiento se indica con el uso de medicamentos para limitar la progresión de la enfermedad, como Donepezila, Galantamina o Rivastigmina, por ejemplo.

Además, se realizan actividades como la fisioterapia, la terapia ocupacional, actividad física y fonoaudiología, para ayudar en el mantenimiento de la independencia y la capacidad de realizar actividades el máximo de tiempo posible.

¿Cómo enfrentar las fases avanzadas del Alzheimer?

uando la enfermedad de Alzheimer entra en sus etapas más avanzados, el enfermo tendrá dificultades con las funciones más básicas, incluyendo caminar y hablar. Como consecuencia, necesitará ser monitorizada permanentemente.

En este estado, además, el enfermo puede tener dificultades en reconocer o comunicar sus necesidades fisiológicas, por lo que la persona encargada de su cuidado, deberá prepararse para situaciones “de emergencia”.

Gradualmente, los familiares del enfermo deberán estudiar el lenguaje corporal del paciente y ciertas rutinas y horarios, que le puedan alertar de sus necesidades, para así poder ayudarlo mejor.

Dificultades al comer y tragar aparecen también conforme la enfermedad avanza. Con el deterioro de las funciones mentales y físicas, el paciente puede olvidar para qué sirven los distintos utensilios, cómo masticar, absorber o tragar, e incluso, le puede ser cada vez más difícil mantener una posición erguida a la hora de comer.

A lo anterior, se puede sumar la pérdida de interés por comer y beber, lo cual incrementará el riesgo de deficiencias nutricionales y deshidratación. Con estos cambios, el cuidado del paciente demandará creatividad y recursos adicionales.

Enfermedad de Alzheimer, últimas fases

Enfermedad de Alzheimer, últimas fases

Proveer al paciente un ambiente calmado en el cual comer, modificar las sillas para darle un mejor soporte, comprar utensilios para comer fáciles de agarrar, y acudir a los purés, las sopas y los suplementos nutricionales son alternativas que se recomiendan.

Otras necesidades de cuidado físico serán necesarias, como:

» Cuidado de la piel.
» Infecciones.
» Traumatismos.

Es difícil; cualquiera que haya tenido o tenga un familiar con Alzheimer, puede dar testimonio de ello, pero hay que aprender a enfrentar las situaciones y a manejarlas de la forma más adecuada; no sólo por el paciente sino también por toda la familia.

Será necesario tomar muchas decisiones a lo largo de un proceso que podrá tardar años, pero se debe tratar de conservar la mente clara y libre de interferencias. Mantenerse informados, atentos al enfermo y unidos es el papel más importante que le corresponde a la familia.

No Responses

  1. Pingback: Síntomas del Alzheimer septiembre 30, 2015
  2. Pingback: Alimentos para activar la memoria diciembre 3, 2017

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad