¿Qué es la tripofobia?, causas y síntomas

¿Qué es la tripofobia?

La tripofobia viene del griego τρύπα trýpa “agujero” y φοβία phobía “miedo”. Se caracteriza por el miedo o repulsión por hoyos o salientes sólidos representados aglomeradamente.

Las personas con este trastorno sienten molestia al mirar superficies con pequeñas aberturas circulares colocadas en forma aglomerada.

De acuerdo con estudios, aproximadamente el 15% de las personas tienen la sensación de incomodidad al ver fotos de hoyos y baches.

A pesar de que muchas personas dicen que sufren de este mal, la tripofobia no es oficialmente aceptada por la comunidad médica. Y es que existen pocas investigaciones que traten el asunto.

¿La tripofobia es una fobia real?

La tripofobia no se considera una fobia real. La fobia es vista como una de las modalidades del trastorno de ansiedad, definido por acentuados sentimientos de preocupación, ansiedad o miedo, lo que afecta las actividades cotidianas.

El trastorno puede proceder de un objeto o situación específica. Y es que las fobias a cucarachas, arañas, altura, agujas o de locales cerrados provocan sentimientos más intensos que aquellos percibidos en las personas que sienten incomodidad al mirar conjuntos de agujeros.

La sensación de incomodidad al observar las imágenes que generen repugnancia y aversión no provoca el mismo sentimiento negativo que las fobias reales causan.

No ser capaz de ver la imagen por períodos prolongados e incluso tener comezón en la piel no caracteriza una fobia, ya que el pánico no existe en la mayor parte de los casos.

Sin embargo, la persona puede sentir miedo por cualquier cosa. Es probable que algunas personas realmente tengan fobia de pequeños agujeros reunidos. Estos casos inusuales; sin embargo, se encuadran en la llamada fobia específica, trastorno psiquiátrico reconocido por los profesionales de la zona.

fobia - tripofobia

Estudios científicos sobre la tripofobia

Se considera que la expresión tripofobia fue utilizada por primera vez por un participante en un foro en línea en el año 2005. Los análisis sobre la temática son recientes. Los investigadores Arnold Wilkins y Geoff Cole afirman ser los pioneros a la hora de buscar una explicación científica para el tratamiento del trastorno. La búsqueda de ambos fue publicada en 2013 por la revista Psychological Science.

Según lo sugerido, la aversión por hoyos no está relacionada a circunstancias culturales, sino a una herencia de nuestros antepasados.

De acuerdo con Winkins y Cole, las imágenes que causan estas reacciones se parecen a las creadas por gusanos que causan inflamaciones al adentrarse en el cuerpo humano. Por eso, la repulsión sería una respuesta a partir de una adaptación evolutiva, con el fin de evitar animales venenosos o peligrosos.

Para llegar a tal conclusión, los investigadores reunieron 10 imágenes de 10 especies de animales considerados como los más venenosos del mundo y con características similares. Estas fotos fueron mostradas a varias personas.

A partir de las reacciones del experimento, se ha demostrado que estas especies presentan algunos patrones que causan molestias en las personas tripofóbicas.

Según los responsables del estudio, todos tenemos tendencias tripofóbicas, incluso no estando conscientes de ello.

Entre las explicaciones por este sentimiento, está la de que los agujeros están presentados de manera inusual son relativos a aglomeramento de parásitos, infecciones y descomposición de tejido corporal.

Síntomas de la tripofobia

Las personas que se consideran con la condición de tripofobia, además de sentir asco y miedo, pueden padecer de:

  • Fatiga ocular, distorsiones o ilusiones
  • Náusea
  • Temblores
  • Sudor
  • Picor y hormigueo
  • Manos húmedas
  • Necesidad de frotarse las manos en la piel
  • Taquicardia (aceleración de los latidos del corazón)
  • Repulsión
  • Angustia
  • En cuadros más graves, debido al nivel elevado de ansiedad, las personas con tripofobia pueden sufrir ataques de pánico.

 

Mas informacion sobre este tema

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad