Señales que el cuerpo da semanas antes de un infarto

El infarto y los problemas cardíacos son los principales responsables de un gran número de muertes todos los años en todo el mundo. Simplemente, en los Estados Unidos, el número de ataques al corazón llega a casi 800 mil cada año.

El infarto se produce cuando hay cualquier obstáculo físico para que el oxígeno llegue a alguna parte del corazón. Sin oxígeno por determinando tiempo, la zona afectada pierde sus funciones y el corazón deja de latir.

Cuando nos referimos a un infarto, solemos pensar en personas de la tercera edad, además de personas obesas, diabéticas o sedentarias, además de fumadores, obviamente. Esta condición, sin embargo, ha ido cambiando en los últimos años. Los casos de infarto entre los jóvenes vienen creciendo de una manera espeluznante. Más que sólo los casos de infarto, las enfermedades del corazón, año con año, afectan a un mayor número de personas.

Son varias las causas para que estos números aumenten de esta forma alarmante, desde la historia familiar, hábitos no saludables de alimentación, falta de atención preventiva, hasta uso de tabaco y de drogas ilegales (principalmente crack y cocaína). De acuerdo con especialistas médicos, el riesgo de un infarto en los usuarios de drogas llega a ser de hasta 24 veces mayor.

Señales que da el cuerpo antes de un infarto

Señales que da el cuerpo antes de un infarto

Factores de riesgo para un infarto

Entre los factores de riesgo para el infarto, el historial familiar tiene un papel preponderante. Si la persona tiene casos de infarto en la familia, principalmente los padres, corre el riesgo de sufrir problemas cardíacos, que lleven al infarto, especialmente cuando el padre presentó este problema antes de los 50 años y la madre antes de los 65. Además, se deben considerar la existencia de otros tipos de problemas cardíacos, como la hipertensión, la diabetes o la arteriosclerosis.

Además de los problemas cardíacos, enfermedades previas y malos hábitos también pueden agravar el riesgo de infarto, como la hipertensión, el colesterol alto, la obesidad, la depresión, el tabaquismo y la diabetes. En casos más agudos, el estrés emocional, el humo, el uso de cocaína o un clima más frío, pueden llevar a la contracción de la arteria coronaria, lo que puede desencadenar un infarto.

Para evitar ser sorprendido por un infarto, el individuo debe tomar algunas precauciones, como hacer checkups anuales, verificando sus condiciones de salud para alejar cualquier posibilidad de un infarto. En caso de que la persona se encuentre en algún grupo de riesgo, es necesario también prestar atención a los signos de dados por el cuerpo.

Situaciones como cansancio extremo (sin una causa aparente), náuseas, mareos y vértigo, pérdida de apetito, vómitos, debilidad, malestar en el pecho, debilidad, dolores en los brazos, espalda y hombros, dolores de estómago y problemas de insomnio, pueden ser señales de un posible infarto.

Vale la pena recordar que es necesario tener por lo menos seis de los signos que te presentamos para que exista la sospecha de un infarto. Si existen síntomas aislados, en la mayor parte de las veces, son causados por otros problemas, que, aun debiendo ser analizados, no deben ser considerados como motivos de alarma vinculados con un infarto.

Sin embargo, es bueno prestar atención al hecho de que, aun no estando en ningún grupo de riesgo, cualquier persona debe llevar a cabo un estilo de vida más saludable para evitar no solamente los problemas cardíacos, pero también otras enfermedades.

De esta forma, es necesario cultivar buenos hábitos, como la alimentación equilibrada, con verduras, legumbres, frutas, verduras, cereales y proteínas en la cantidad adecuada, hacer ejercicio regularmente y evitar las situaciones más estresantes que, en el caso de las personas integrantes de los grupos de riesgo, favorecen aún más el infarto.

Habiendo condiciones, es necesario también buscar actividades más placenteras, manteniendo el contacto con personas amigas y familiares, tener más horas de descanso y ocio, además de noches de sueño, para conseguir una vida más larga y saludable.

A continuación, se hará un seguimiento de las principales señales que el cuerpo presenta semanas antes de un infarto:

Malestar en el pecho

El malestar en el pecho es uno de los signos más claros de un infarto inminente, pudiendo ocurrir de diferentes formas. Hay personas que sienten presión en el pecho, mientras que otras experimentan ardor o una sensación de incomodidad. Los síntomas pueden ocurrir cuando se está en movimiento o en reposo.

Al sentir molestias en el pecho, la persona debe ponerse inmediatamente en contacto con un médico, con el fin de realizarse un análisis. Sin embargo, vale la pena recordar que, incluso sin este malestar, otros signos pueden ofrecer la posibilidad de un infarto.

Cansancio sin causa aparente

Sentirse cansado sin razón aparente y sin motivo puede ser un signo de un infarto inminente. En esta situación, el corazón tiene que trabajar más, por lo que las arterias comienzan a cerrarse, e incluso, realizar tareas simples se convierte en algo sumamente complicado.

Esta condición hace que la persona duerma más tiempo durante la noche o hace que tenga necesidad de periodos de descanso durante el día.

Síntomas de un resfriado

Los síntomas de un resfriado más duraderos, que parecen no terminar, también pueden ser una señal de problemas cardíacos. Mientras que el corazón está luchando para proveer de sangre a todo el organismo, la sangre puede quedarse dentro de los pulmones.

Una persona que presenta congestión frecuente debe comprobar si está presentando moco en tonos poco frecuentes, que puede ser un subproducto de la pérdida de sangre.

Inflamación en el cuerpo

Mientras que el corazón realiza un esfuerzo para bombear la sangre, las venas pueden empezar a hincharse, provocando efectos visibles por el cuerpo. Los principales puntos de inflamación son los pies, los tobillos y las piernas, ya que son los lugares más distantes del corazón.

En algunas personas se puede producir cianosis periférica, una coloración azul en los bordes y extremos de los golpes.

Mareos

Cuando el corazón no puede mantener la circulación de la sangre, el cerebro no recibe la cantidad de oxígeno necesaria para su funcionamiento. Esta condición hace que una persona sienta constantemente mareos, siendo este un factor muy importante como señal de un infarto, debiendo buscar al médico de inmediato.

Falta de aire

La falta de aire es uno de los signos de un inminente infarto. Como el corazón y los pulmones trabajan en conjunto, siempre que el corazón comienza a presentar mal funcionamiento, los pulmones no reciben la cantidad de oxígeno necesaria.

Esta condición orgánica va a provocar dificultades en la respiración, y debe ser tratada inmediatamente.
Para terminar, debemos recordar que todos los síntomas de un infarto pueden producirse con antelación de hasta un mes, por lo que debemos de acudir al médico cuando comencemos a presentar estos síntomas.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad