Sialadenitis: Diagnóstico y tratamiento

La sialadenitis, también conocida como sialoadenitis o sialodenitis, se define como una inflamación de la glándula salivar causada principalmente por la obliteración del ducto salivar.

Puede ser infecciosa o no infecciosa. La primera situación suele estar causada por bacterias como Staphylococcus spp o Streptococcus spp. También pueden ocurrir por otras causas, como la xerostomía, más común en la glándula parótida, o por sialolitiasis (piedras salivares), pero común en las glándulas submandibulares.

También puede ser el resultado de una infección vírica de la glándula salivar, como el virus de la gripe, el virus Coxsackie y el citomegalovirus.

Otro factor que puede desencadenar la sialadenitis es la radioterapia en la región de la cabeza o el cuello, así como enfermedades autoinmunes que provocan inflamación de la glándula salivar, como el síndrome de Sjögren.

Por lo general, las manifestaciones clínicas incluyen la edemaciación de las glándulas golpeadas y se vuelven dolorosas. Según la causa, pueden observarse otros síntomas, como malestar general, fiebre, escalofríos y absceso.

Diagnóstico de sialadenitis

El diagnóstico se establece a través del historial y el cuadro clínico del paciente. Algunas pruebas ayudan a cerrar el diagnóstico, como el cultivo del material recogido de la glándula afectada, el hemocultivo en pacientes que presentan signos de bacteremia o sepsis, el hemograma con diferencial de leucocitos y el ionograma.

Micrografía de una sialadenitis crónica
Micrografía de una sialadenitis crónica. Imagen Nephron. Wikimedia Commons

Cuando se sospeche de una enfermedad autoinmune, deben realizarse las dosis de factor antinuclear, SS-A, SS-B y hemosedimentación. Algunos escáneres de imágenes también ayudan en el diagnóstico, como radiografía simple, sialografía, ultrasonidos, tomografía computarizada y resonancia magnética.

Tratamiento de sialadenitis

El tratamiento varía según la causa de la sialadenitis. Cuando está causada por una bacteria, debe tratarse con antibióticos y ocasionalmente es necesario drenar el absceso.

Cuando resulte de una infección vírica, aplique tratamiento sintomático. En caso de que esta afección se desencadene mediante radioterapia, se recomienda utilizar medicamentos como antiinflamatorios o glucocorticoides. Sin embargo, en este caso, los síntomas tienden a desaparecer incluso sin tratamiento.

En caso de presencia de sialolitiasas, se retirarán mediante una canulación del conducto salivar. Cuando se repiten las sialolitiasas, se recomienda la resección quirúrgica de la glándula. Si la inflamación de la glándula es causada por una enfermedad autoinmuno, debe tratarse la enfermedad de base.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad